Jaume i Rosselló, hijo ilustre de Palma

13/03/2017

El 26 de febrero se cumplió acto homenaje por la memoria histórica en el Cementerio de Palma. El 24 de febrero de 1937 fueron fusilados allí cuatro personas influyentes de valor republicano en tiempos donde ya estaba en marcha la Guerra Civil Española.
Hace 80 años morían a la misma vez el Alcalde de Palma Emili Darder, el de Inca Antoni Mateu, Antoni Ques y quien era Cónsul de Uruguay en Mallorca Alexandre Jaume i Rosselló.
Éste había nacido en Montevideo, Uruguay y siendo él niño la familia regresó a Mallorca. Jaume estudió abogacía, fue periodista, político y se volcó en favor de ideas humanistas y de justicia, algo que la alta sociedad no le perdonaría.
Jaume ha sido declarado “hijo ilustre” de Palma, una plaza céntrica lo recuerda. Además su labor hizo que el Parque y Castillo de Bellver fuera recuperado para el pueblo palmesano, algo que se inmortaliza con una placa a la entrada del Castillo. También la sala 7 del mismo tiene su nombre.
Jaume fue nombrado Cónsul de Uruguay durante el gobierno del destacado presidente uruguayo José Batlle y Ordóñez, asumió en 1904 y lo fue hasta su muerte. Aquella época era de emigración para los mallorquines. Jaume hacía conocer Uruguay, aconsejaba sobre las bondades de entonces de su país natal, facilitaba documentación para el viaje y en muchos casos ponía como referencia parte de su familia que se había quedado en Montevideo.
Nos cuenta su nieto Alejandro Jaume que el Escudo de la República Oriental del Uruguay fue puesto delante de la casa familiar en Palma durante aquellos días, como forma de establecer una defensa diplomática ante la situación reinante. El Escudo se mantuvo allí pero mágica y curiosamente cayó de su sitio en la madrugada del 24 de febrero de 1937 mientras le fusilaban. En ese tiempo Uruguay había pasado a vivir en dictadura, que había roto relaciones con la República Española. Jaume quedó desamparado y apenas su par argentino intentó en diplomacia, pero todo fue inútil.
Jaume fue apresado en Puerto Pollensa el 19 de julio de 1936, un día después del comienzo de la rebelión franquista. Paradójicamente estuvo preso e incomunicado en una de las torres del Castillo de Bellver. La precariedad de su salud le llevó al Hospital Provincial y de allí al paredón. Escribió “Mi calvario” durante su detención y en ningún momento se arrepintió, tal como está escrito incluso en su sentencia de muerte que agrega: “Alexandre con su pluma y gran influencia política”.
En la última noche le visitaron su hermano y un sobrino y allí escribió una carta a su esposa Isabel y a sus hijos donde manifestaba estar sereno y tranquilo de conciencia. Se cuenta que pidió ver a sus verdugos y encender un cigarro en el momento final.
El fusilamiento de Jaume ha marcado a su familia. Ésta lo sigue recordando con emoción, tal como se pudo apreciar en el acto reciente, al cumplirse el 80 aniversario de su muerte. Su nieto también nos contó que el deseo de su abuelo era que la República le nombrase representante diplomático en Uruguay. Volver.
La Canciller del Consulado uruguayo en Mallorca Graciela Perrotta estuvo reunida con la familia Jaume semanas antes del acto. Ante gestiones realizadas se hizo presente la Cónsul General de Uruguay en Barcelona Noelia Martínez, quien habló en representación del gobierno uruguayo y depositó en la tumba de Jaume una ofrenda floral. Era la primera vez que Uruguay estaba representado recordando a su cónsul asesinado.
En lo personal llevamos varios años indagando sobre la historia de Alexandre Jaume i Rosselló. Conocida ésta sentimos que Uruguay está en deuda con él y es así que hemos intentado hacer conocer más su historia y en estos días se hacen gestiones para que pueda finalmente ser reconocido en Uruguay de similar modo que lo ha hecho Mallorca. Publicaciones y autoridades se están haciendo eco de una noticia olvidada para el paisito y esperemos que pronto la República uruguaya haga un recuerdo homenaje como es debido.
“Queridísima esposa e hijos: mis presentimientos de esta tarde se han cumplido; estoy en la cárcel esperando el último momento de mi vida. Ello ha de serviros de consuelo y para mitigar vuestro dolor. Muero, como sabéis, completamente inocente, se me mata por mis ideas y acepto serenamente este papel que me ha señalado el destino... no me olvidéis, pero no sufráis. Millones de besos y abrazos de Alejandro”.
Guerra Civil Española. Jaume hacía mucho tiempo había tomado partido en favor de las causas humanas y de justicia social. Las mantuvo hasta su último suspiro. Alexandre cumplió con el mandato histórico de su país natal. Seguramente pasarían por su mente vivencias de su época escolar como las determinantes frases del himno uruguayo: “orientales, la patria o la tumba. Libertad o con gloria morir”.

Federico Marotta Compartir esta noticia:    



Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019