Venezolanos, entre la angustia y la desesperación, nunca volvieron a tener noticias de su pensión

10/02/2018

Desde diciembre de 2015 los venezolanos jubilados residentes en España no reciben un céntimo del gobierno de su país. Sin previo aviso el Instituto Venezolano de Seguridad Social dejó de pagar las respectivas mensualidades.

Y es que son 31 meses largos que no reciben un derecho que por ley les corresponde, tal y como afirma Elida Centeno, responsable de la comisión de trabajo de pensionistas de la Asociación de Amigos de Venezuela y Baleares (AVEB)

Baleares Sin Fronteras recogió el testimonio de algunos de los afectados, la mayoría de ellos dependen de sus hijos, y los que peor la están pasando se exponen a incluirse en un colectivo tendiente a la exclusión social.

En Venezuela la edad de jubilación para la mujer está fijada en 55 años y los hombres se pensionan a los 60. “No tenemos noticia alguna y estamos muy preocupados”, afirma Elida que no oculta su preocupación por el olvido a que los tiene sometidos su gobierno. “Nicolás Maduro en una entrevista a Jordi Evole admitió que la deuda con los pensionados por la bajada del precio del petróleo, y se comprometió a pagar el pasado mes de diciembre, fíjese que estas declaraciones las entregó en noviembre y ya han pasado tres meses más y no obtenemos ninguna solución”.

De acuerdo a las estadísticas de la Federación de Asociaciones de Pensionados y Jubilados de Venezuela en España, la cifra de los que no recibe pensión se eleva a seis mil pensionados aproximadamente, en Baleares los afectados alcanza la cifra de los 71 personas. No obstante, estos pensionados no se han cruzado de brazos a esperar que la paga llegue de Venezuela, algunas asociaciones como las de Canarias ya han recogido los frutos a las reivindicaciones formuladas a la Administración local que aprobó una ayuda de 530,00€ a quienes estén en precaria necesidad.

El drama de estos pensionados se suma el hecho de no poder recibir ninguna pensión no contributiva porque tendrían que renunciar a la de Venezuela y con ello a la retroactividad que se adeuda.

Casos


Elia Centeno (81 años): trabajo 35 años ininterrumpidos en la empresa de electricidad de Venezuela y llevo siete años de residente España. Particularmente hice la solicitud de la no contributiva y me fue denegada por no tener los diez años de residencia”.

Rosa Hernández (61 años) : Estoy recién llegada, la voy a solicitar pero supongo que será muy difícil tramitarla, estoy muy preocupada.

Thais Rondón (67 años) : “la he solicitado, he caído en el lapso de tiempo en el que el gobierno de Venezuela no aprueba las transferencias, me las siguen pagando allí, pero todavía no tengo ninguna respuesta acerca de cuándo las pagarán aquí, hice la petición al consulado pero nunca obtuve respuesta”

Julio Felce (79 años): Jubilado de la Orquesta Infantil y Juvenil de Venezuela. No he podido hacer el trámite de nacionalización se me venció el pasaporte, viaje a Barcelona hace un año y me hicieron los trámites, pagué 100 euros y hasta ahora no me ha llegado. Hasta que no me llegué el pasaporte no puedo hacer el traslado del dinero para España, sacando cuentas y haciendo la conversión me tocaría una pensión de un euro mensual.

Melchor Salas Pol, 71 años: Nacido en España: “estuve trabajando en Venezuela y regresé en 1999. Trabajé aquí 15 años y tengo una pequeña pensión de 300,00€. Tengo derecho a unos complementos mínimos, pero como tengo una constancia de Venezuela de que tengo otra pensión que aunque no me la pagan, no tengo derecho a esos complementos mínimos que me los negó la Conselleria de Asuntos Sociales. Lo peor de todo es que ni la pensión ni a los complementos tengo acceso. Es una situación inverosímil.

David Candanedo, 72 años: “Llegué hace seis meses a España, vivo con mis hijos, y estoy en la misma situación, esperando que me definan la situación de mi pensión en Venezuela, por fortuna cuento con el apoyo de mis dos hijos que residen aquí”

Ana Benítez, 70 años: “Coticé 17 años en Venezuela como empresaria, estoy en idéntica situación de todos, esperando a ver qué pasa. Ojalá se solucione pronto.

Pedro Quiles, 82 años: “Percibía una pensión que dio Zapatero para los niños de la guerra que equivalía a 500 euros mensuales, pero me la quitaron porque supuestamente estoy cobrando mucho de mi pensión venezolana”.

Margarita Perelló, 70 años: “Nací en España, trabajé desde los 16 años en Caracas y regresé en el año 2001. Coticé en España entre 6 y 7 años. Lo que coticé aquí me toca 80€, y no me pagan el resto porque oficialmente soy una pensionada que cobra del Estado de ese país, del cual no recibo nada hace casi tres años. Solicité una contributiva y me la denegaron, interpuse un recurso y estoy esperando la sentencia”.

María Alcira Abuchaibe, 63 años: “Llevó un años de residencia en España. Soy pensionada del Instituto de Seguros Sociales de Venezuela, la cobró allí, pero no alcanza para comprar una caja de huevos. No la he solicitado para que me la envíen, incluso tampoco están recibiendo ese trámite, eso está paralizado”.

Yolimar González: representa su madrina, Carmen Macías, 87 años: “Lleva 17 años, estuvo cobrando su pensión de Venezuela, está en la residencia Bonanova se pagaba con la pensión. Ya lleva varios meses sin poder pagarla. Nos dieron la opción de renunciar a la pensión de allá para cobrar aquí la no contributiva. La residencia hasta ahora le ha permitido vivir sin pagar, creo que vamos a tener que renunciar a la pensión de Venezuela para poder cobrar la no contributiva aquí en España para poder pagar la residencia en lo que le queda de vida.

Nora Useche: 67 años, desde el 2005 estoy aquí, tengo las dos nacionalidades, he solicitado al SS la pensión, me la negaron, fui a los tribunales, me la negaron porque tengo una pensión asignada, pero no pagada. Me permitieron que volvieron a introducir el derecho a suplica y estamos esperando que dicen los tribunales. La juez me dijo que me pusiera a trabajar. Con la edad que tengo no me aceptan en ninguna parte, soy diabética hipertensa, tengo las capacidades físicas disminuidas, me es difícil trabajar en una casa de familia.

Nancy Mederos de Felce:venezolana y española: “trabajé 39 años como docente y paralelamente en la Biblioteca Nacional de Venezuela. Me jubilé por ambas instituciones, recibía mis dos jubilaciones y también la de la Seguridad Social dentro del marco legal venezolano. A los 56 años me otorgaron la jubilación, ya estaba nacionalizada. Lo que ocurre es que aquí nadie me ha contestado si los años que trabajé como española cuentan para obtener la no contributiva y me han dicho que no. Aparte del hecho salí electa como concejala del municipio de Chacao donde estaba como alcalde, el opositor Leopoldo López. Ya estando aquí estoy impedida de poner un pie en Venezuela ya que a mis compañeros de partido los están persiguiendo.



Compartir esta noticia:    



Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019