El voto inmigrante el 24M

11/05/2015

Con bastante agrado observamos una participación activa de ciudadanos de origen inmigrante en las elecciones que se aproximan del 24 de mayo. No solamente elegirán sino que ya tímidamente se asoman en los renglones de listas para Ayuntamientos de Mallorca.  Independientemente a la ideología a la que representen- ahí no entraremos a opinar- es importante que gústele a quien le guste, estamos en una geografía multicultural en la que por mi experiencia como inmigrante cada vez enriquecemos el conocimiento a medida que aprendemos de otra culturas.
No hay nada peor que cerrarse a la banda o marcar enormes brechas de distancias entre unos y otros. A pesar de los sufrimientos y sacrificios que conlleva no hay mejor experiencia que salir del propio contexto cultural, socializarse, aprender de los demás, interpretar y respetar la forma de ser del que es distinto a mí por circunstancias geográficas.
Nada más reconfortante para enriquecerse cultural y socialmente que adaptarse a otra comunidad e integrarse de pleno derecho a la sociedad de acogida. Aunque siempre seré un forastero en Mallorca por aquellos mitos y prejuicios de los apellidos, tierras, procedencias y un largo etcétera, me siento un hijo adoptivo de esta tierra, y seguramente como les ocurre a muchos otros “forasters”, mis dos hijas aunque no lleven los apellidos identificativos de la tierra han nacido aquí y “xerram es mallorquí”.  
Entre mejor conozcamos la sociedad en la que vivimos, más fácil será la integración. Y si se pretende que nuestro papel dentro de ella sea reconocido no podemos darle la espalda a la realidad que diariamente nos afecta.
A diferencia de hace cuatro años en el que el voto inmigrante brilló por su ausencia por varios factores que no entraré a analizar, para estas elecciones todo apunta a que los nuevos ciudadanos tienen la intención de hacer valer el derecho.
Los antecedentes apuntan al descontento general por las decisiones de los últimos años. A pesar de lo que se diga o trate de maquillar, la exclusión de la atención sanitaria a grupos de ciudadanos- no solo me refiero a la inmigración- ha generado un descontento general que podría cobrar factura en las urnas.  Esta afirmación no es personal sino basada en una recopilación de opiniones con líderes del debilitado tejido asociativo, comerciantes o simplemente con ciudadanos de a pie afectados por la medida o cuyos amigos o familiares han visto en algún momento vulnerados sus derechos de atención sanitaria.
De la misma forma nos hemos encontrado con algunos conceptos de ciudadanos de afuera a favor de lo realizado por el gobierno de Rajoy, respecto al recorte a la sanidad para evitar que España se convirtiera en un destino el que los no residentes siguieran exprimiendo a su antojo el erario público del sistema sanitario.
Para todo hay opiniones, sin embargo, la lectura positiva es que existe una verdadera intención de voto de los colectivos de afuera por participar en los próximos comicios del 24 de mayo. No es de extrañar que la reacción sea en cadena y máxime cuando en los últimos cuatro años centenares de extranjeros, especialmente procedentes de Latinoamérica ya han cambiado su NIE por DNI.
En esta ocasión lo hemos notado más que en años anteriores por la cantidad de llamadas y correos que hemos recibido preguntándonos por el proceso electoral. Para la muestra, en esta edición en dos páginas hemos abierto espacio a estas personas que decidieron integrar las listas de las diferentes filiaciones políticas.  Algunos baleares verán con buenos ojos la inclusión de nuevos votantes que participarán en las decisiones del presente y futuro de la Isla, otros seguirán cerrados en banda preguntándose el por qué unos forasteros pueden ejercer este derecho bien ganado, a las cosas hay que llamarlas por su nombre, especialmente cuando se piensa y se comenta en círculos muy cerrados algo que se piensa pero no se dice abiertamente.
Sea cual sea el resultado, desde estas líneas emplazamos a todos los que tienen derecho a votar a acudir a las urnas el 24 de mayo. Los verdaderos triunfadores de la jornada serán los nuevos ciudadanos que ejerzan este deber para luego tener el derecho moral de estar de acuerdo o no con las decisiones que nos afectan a todos.

Compartir esta noticia:    



Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019