Dramática historias expuestas en El País narran cómo cambió la vida de la localidad de Dolores, Uruguay

28/04/2016

El país sudamericano afronta una de las peores emergencias socia de los últimos años a causa de un tornado y un temporal de lluvias con miles de damnificados
. Redacción BSF
Las noticias no siguen siendo alentadoras, ya que a los fallecidos se suman otros cinco debido al fuerte temporal de lluvias que cae sobre Uruguay, además, de las más de doce mil personas que están siendo desplazadas por las inundaciones.
El Presidente uruguayo, Tabaré Vásquez afirmó que la reconstrucción de las zonas devastadas le costarán al país casi alrededor de cien millones de dólares, lo que agrava aún más la situación económica de ese país. El primer mandatario anuncio medidas que acentuarán la difícil coyuntura por la que atraviesa el país sudamericano.
En Baleares Sin Fronteras extractamos unos fragmentos del Diario El País de Uruguay en el que se narra momentos dramáticos de las víctimas del tornado.
Después de arrasar con la Cooperativa Agraria de Dolores (Cadol), el tornado continuó con furia hacia el taller de chapa y pintura de Carlos Mateu, de 58 años. Él y su hijo estaban trabajando. Ambos vieron cómo se aproximaba arrancando los techos de cada construcción con la que se topaba. Buscaron refugio en el interior de un auto. El tornado pasó y tiró el techo y una pared. La lluvia de escombros cayó sobre el automóvil. Ellos quedaron debajo. Carlos no logró salir. Su hijo, sí. Desesperado luchó por sacar a su padre. Pudo hacerlo un rato más tarde gracias a la ayuda de algunos vecinos. A Carlos lo llevaron al sanatorio CAMS. Ya estaba muy grave. Lo enterraron a las 11 de la mañana del otro día.
Segundos después el tornado llegó al taller oficial de la Ford. Allí trabajaba William Espantoso, de 22 años. Al ver el viento que se avecinaba salió a la calle para entrar el auto de un cliente que estaba estacionado en la puerta. El techo y una pared del taller se desplomaron cuando ingresaba. Cayeron sobre él. Murió al instante.
La imagen más aterradora era la que se veía en la esquina. Por allí pasaba Domingo Menge, de 49 años, repartidor de soda, en el mismo instante que el tornado venía rompiéndolo todo. Lo vio acercarse por el espejo retrovisor. Se detuvo y bajó rápido con la intención de meterse abajo del camión. Cuando puso un pie sobre el piso un auto que venía volando por la fuerza del viento cayó dando vuelta y lo aplastó. El tornado se cobraba otra víctima.
Zirle Mateu, vio como el enorme tubo de viento pasaba por encima de la escuela 102. "¡Eso es un tornado!", gritó. Llegaba a la casa con su nieta de tres años. Su hijo de tres y otra nieta de cinco estaban justamente en esa escuela. Luchó para que no le ganara la desesperación y fue en busca de refugio. Entraron a la casa. Allí estaban sus otros dos hijos veinteañeros y su nuera. Pensaron en meterse debajo de la cama. La niña se puso a llorar y a gritar: "¡Ahí no, abuela!, ¡ahí no!". Zirle no sabe por qué, pero le hicieron caso. Eso les "salvó la vida", sostiene. El tornado llegó y lanzó una ráfaga de vidrios hacia ese lugar. Ellos aguantaron agachados, apretados y abrazados al lado de una de las mesas de luz.
"Después que pasó como que nos adormecimos. Empezamos a mirar para todos lados. No había nada. No teníamos paredes. Se habían caído los techos. No teníamos luz. Y las puertas apretadas, retorcidas, que no se podían abrir. Cuando salimos todo era un desorden. Mis hijos se fueron en el auto a buscar a mi otro hijo chico y mi nieta. Y fue desesperante. No se podía llegar. Era un caos", explica. Finalmente los dos niños estaban bien. Pero la muerte pasó muy cerca de Zirle.


Mallorca donaciones
Desde el consulado de Uruguay en Palma, la Oficial de Canciller, Graciela Perrota, comentó a Baleares Sin Fronteras el interés de compatriotas suyos residentes en Mallorca de colaborar con los afectados de Dolores. En esa línea informó que el gobierno de su país ha abierto una cuenta en dólares para depositar las ayudas.
El Banco de la República (BROU) habilitó dos cuentas, una en moneda nacional y otra en dólares, para recibir aportes de ciudadanos del país y del exterior y destinados a paliar la situación que atraviesa la ciudad de Dolores, afectada por el tornado del viernes.
Detalles de la cuenta: Numero: 152 138730-0 Beneficiario: AYUDEMOS TODOS A DOLORES
El director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), Álvaro García, informó que el Banco República será el encargado de recibir las donaciones monetarias destinadas a la reconstrucción de la ciudad de Dolores. Mientras que la Intendencia de Soriano recibe aquellas donaciones materiales.
Compartir esta noticia:    



Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019