Lazos históricos – culturales con el pueblo ecuatoriano que sufre el drama de una catástrofe

28/04/2016

Como no podría ser de otro modo hoy no puedo hablar de procedimientos de extranjería, de expulsiones o de consejos legales como suelo hacer en cada edición.

Hoy toca recordar a todas esas personas que de un modo otro se han visto afectadas por el terremoto sufrido en Ecuador el sábado pasado, y de las réplicas que hacen sembrar pánico entre sus habitantes.

Por mi profesión y por mi especialidad estoy en contacto continuo con la comunidad inmigrante residente en España, tanto regulares como irregulares, y muy especialmente vinculado a la comunidad ecuatoriana por que muchos de mis clientes han llegado a ser mis amigos y de hecho tengo contacto con muchos otros ecuatorianos que sin ser clientes son amigos. Por este motivo me afecta a nivel personal la gran tragedia sucedida en Ecuador.

No puedo dejar de acordarme de todas aquellas personas que están tramitando reagrupaciones familiares o que están tratando de traer alguna persona de Ecuador para trabajar en España o de todas aquellas personas que en estos días me preguntan qué pueden hacer para traerse a sus familiares, sobre todo por el miedo generado tras el terremoto. La desesperación, el dolor, le cansancio y el sufrimiento son latentes en sus rostros.

Hay que recordar que la comunidad ecuatoriana en España y también en las Islas Baleares, es una de las más grandes y numerosas, son ya nuestros vecinos, nuestros amigos e incluso en muchas ocasiones nuestras familias, la integración en España es fortísima, y los vínculos creados son irrompibles.

No solo nos une la integración de la comunidad ecuatoriana en España, nos unen lazos históricos y culturales desde hace cientos de años, lo que provoca que sea España uno de los países que antes reaccionan cuando se dan este tipo de emergencias sociales y humanitarias en Latinoamérica. A todos aquellos que de un modo solidario acuden a prestar ayuda, es preciso y necesario darles las gracias de antemano.

Las situaciones de emergencia humanitaria son aquellas en las que las personas se acaban uniendo más, desafortunadamente gracias a la desgracia. Y las emociones y los sentimientos son compartidos, de tal modo que engrandece al colectivo humano, se refuerza el lado positivo de la sociedad, tan demacrada últimamente por la clase política, que hoy en día parece pensar más en sus propios intereses que en los intereses colectivos.

Causas humanitarias

No quiero concluir sin responder a algunas personas ecuatorianas que me han preguntado por la posibilidad de traerse amigos o familiares que se han visto afectados por el terremoto de una manera más directa, aquellos que se han quedado en una situación precaria y casi de emergencia humanitaria.

Pues bien, en este sentido debo recordar que la normativa de extranjería prevé a lo largo de todo su ordenamiento, y en varios tipos de procesos y trámites, las razones humanitarias para conceder autorizaciones de residencia. Será necesario en todo caso y en función del proceso que se pueda realizar, demostrar esa situación que justifique el otorgamiento de una autorización de residencia por causas humanitarias o causas que justifiquen la concesión de la residencia.

Por este motivo, y para el caso de que algún ciudadano ecuatoriano tenga situaciones familiares de urgente necesidad y no sepan como enfocar la situación, que busquen asesoramiento legal en materia de extranjería para, en su caso, iniciar los trámites que sean precisos para dar salida y alivio a dramas personales y familiares que la madre naturaleza nos ha puesto encima de la mesa con su caprichoso destino.

Para terminar este doloroso artículo que nunca hubiese deseado escribir, solo puedo decir y trasmitir una cosa, mi más sentido pésame, mis más sinceras condolencias a los que de algún modo se han visto afectados por este desastre, y por extensión a toda la comunidad ecuatoriana y a un país hermano del nuestro que tanto enriquece nuestra cultura y tanto ha aportado a nuestro país.

Fdo. Igor Valiente
Compartir esta noticia:    



Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019