Comienza la cuenta regresiva.

27/03/2015

A dos meses de que el Partido Popular confirme otros cuatro años de gobierno con la muy segura alianza de un partido bisagra, según las previsiones de las encuestas, o en su defecto  los socialistas asuman el mando con también algunos nuevos socios emergentes en la escena política, caso Podemos u otra filiación, comenzamos una serie de entrevistas con los candidatos a las Comunidades Autónomas y principales ayuntamientos de la Isla de cara a las elecciones del 24 de mayo.
Época de reflexión y de acercamiento a la ciudadanía, desprendimiento de vanidades y egos, justificaciones de señalamientos a adversarios políticos sobre la hecatombe social de los últimos años, sumadas a largas conversaciones, apretones de manos y abrazos de confraternidad representados en potenciales votos.  
Al fin y al cabo, toda esta descripción de la coyuntura es tan corta como temporal, la normalidad volverá el 25 de mayo, por ende, para evitar decepciones y frustraciones siempre le aconsejo a los que considero mis verdaderos amigos, o por lo menos les guardo un atisbo de aprecio olvidarse de las promesas, pues la política es una fábrica de ilusiones con cabida para muy pocos y preconcebida a lo largo de la historia para aquellos que en el mejor de los casos forman parte del engranaje de dinastías con diferentes colores políticos, pero objetivos comunes de poder. Ni más ni menos.
Confieso que no me incluyo dentro de los que están convencidos de que la política corresponde a perfiles únicos de vocación y servicio a los demás. Esta es una premisa con la que siempre me he identificado, no propiamente en España sino en los países en los que he residido, a tenor de los veinticinco años de experiencia en esta profesión y los casos inverosímiles y esperpénticos de los que he sido testigo en el cubrimiento de verdaderos escándalos de corrupción.      
Para los que pretenden aferrarse al poder, no faltarán los arrepentimientos verdaderos o fingidos  o palabras que dejan entre ver que no se ejerció en la práctica  la plena confianza ciudadana depositada cuatro años atrás, o por qué no,  los que se empeñan en manifestar que todo se hizo muy bien así se tengan que creer sus propias mentiras.
En el otro bando, los que intentan ganar adeptos ciudadanos, tampoco escatimarán energías para atacar a los que han gobernado y apuntarán todas sus armas para escudriñarán hasta en el más mínimo detalle de lo que se ha hecho mal con tal de desprestigiar al contrincante y llegar al objetivo final que es el de gobernar.
Desgastar la imagen del adversario hace parte de la estrategia universal de la política. Esta afirmación no es inventada sino que forma parte del andamiaje de las grandes empresas de marketing político de países como Estados Unidos en los que el papel de los asesores de comunicaciones es determinante en el resultado final.
En esta segunda edición de marzo hemos comenzado nuestro trabajo periodístico entrevistando al Presidente- candidato del Partido Popular a esta Comunidad Autónoma, José Ramón Bauza, a quien le hemos preguntado sobre diversas temáticas de interés para la ciudadanía.  Nos ha recibido con mucha cortesía en su despacho, nos gustaría que en el caso de seguir en los próximo cuatro años tuviésemos la oportunidad de por lo menos una vez al año entrevistarlo, claro está, si  sus cargos de confianza en comunicaciones nos lo permiten.  
Hubo respuestas interesantes por parte del señor Bauza, que no esquivó ni se molestó del cuestionario que llevábamos en nuestra memoria de lo ocurrido durante estos cuatro años. Entre las cosas en las que diferimos y pongo un punto y aparte es en  la temática que nos compete respecto al efectivo rol de la dirección general de cooperación e inmigración en esta legislatura que no solamente a criterio de este periódico, sino que me atrevería a afirmar que para casi la totalidad del tejido asociativo de inmigrantes de las Islas, pasó desapercibido, tímidamente, sin pena ni gloria, y no mentiría si le antepongo la palabra anonimato, no por eliminar las subvenciones o la falta de presupuesto de la que se justifica acciones de gobierno, sino por la falta de voluntad, intensidad, carisma con las asociaciones e iniciativa no llevada a la práctica para emprender políticas de integración social y para esto no se necesitaba presupuesto. En este sentido, recomendaría a cualquier partido político que gobierne a futuro designar a personas que tengan un mínimo de experiencia, conocimiento, y con una alta dosis  de empatía y simpatía  por el cargo que desempeñan y la parcela por la que tienen que luchar desde sus respectivas áreas ¡Comienza la cuenta regresiva para el 24M!  

Compartir esta noticia:    



Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019