Pérdida de la residencia de larga duración

10/02/2016

Hace años atrás, cuando empezaba a trabajar en el área de la extranjería e inmigración, 2001, el objetivo de la gran mayoría de los inmigrantes que llegaban a España era la obtención de la residencia inicial y las renovaciones de las residencias temporales.

Con el tiempo transcurrido llega la crisis, algunos se fueron y retornaron al país de origen, otros escogieron nuevos destinos en busca de mejor fortuna, pero una gran comunidad de inmigrantes se quedaron para afianzar lazos familiares y continuar su vida en España.

Hoy por hoy, muchos de ellos se encuentran tramitando la nacionalidad española, proceso del que ya hemos hablado mucho en las diferentes ediciones de este periódico. Otro numeroso grupo alcanzó la residencia de larga duración o permanente, que era como se denominaba anteriormente.

Los que han obtenido la nacionalidad española ya son ciudadanos estables en España y conciudadanos de los nacionales, sin posibilidad de perder dicha condición salvo extremos casos inusuales.

Sin embargo a quienes tienen residencia de larga duración no se les garantiza una situación definitiva al cien por cien, ya que existen situaciones en las que se puede llegar a perder la condición de residente de larga duración. Quizá fue por este motivo por el que cambiaron la denominación de permanente a larga duración.

Todos aquellos, o gran parte de los que tienen residencia de larga duración piensan que ya no la pueden perder, pueden salir lo que quieran del país, y nada les ocurrirá nada y mantendrán intacta esta figura jurídica administrativa.

Pero nada más lejos de la realidad, existen dos supuestos por los que se puede llegar a perder la condición de residente de larga duración, y hay que tenerlos muy en cuenta para no cometer errores de los que nos podamos arrepentir.

Salidas de España

El primer supuesto por el que se puede perder la residencia de larga duración es el hecho de haber salido de España por un tiempo superior al año en el periodo de los cinco años que dura la misma.

Si extranjería detecta que hemos salido superado los 365 días de ausencia puede comenzar un proceso de extinción de la residencia y su archivo. Pueden comprobar el tiempo que ha permanecido fuera alguien con los sellos que se estampan en el pasaporte de una persona cuando atraviesa fronteras exteriores a la Unión Europea. Se llega a dar el caso de que es la propia policía de fronteras, cuando detecta estas salidas, la que comunica a la Administración de Extranjería la situación y le insta a comenzar el proceso de extinción de la residencia.

Ni siquiera la muerte de un familiar y las posteriores gestiones constituyen garantía de defensa y de excusa, los casos de fuerza mayor deben ser propios y justificados, y aún así habrá que demostrarlos con meridiana claridad si queremos obtener el consentimiento de extranjería o de un juzgado.

Condenas penales

La segunda manera de poder perder la residencia de larga duración es el haber sido sentenciado por un juzgado de lo penal a más de un año de prisión. En este caso lo que ocurre es que la Policía tiene la capacidad de comenzar un proceso de expulsión, aunque se tenga residencia de larga duración, en el que aparte de la expulsión se decretaría la extinción de la residencia. No es una expulsión por no tener “papeles”, es decir, por estancia irregular. En este caso se trataría de una expulsión como medida de seguridad y por suponer un peligro para la sociedad española en su conjunto.

Es obligación de la administración en este supuesto, antes de emitir una resolución, valorar todas las circunstancias concretas del caso, tales como vínculos familiares, edad del residente, tiempo que lleva fuera de su país, arraigo laboral, entre otras cuestiones, debido a que el sancionado lleva residiendo en España durante mucho tiempo,

Generalmente el estudio no suele ser favorable ya que la Administración valora sobremanera los datos negativos y sin embargo menosprecia los aportes positivos, obligando en muchas ocasiones a tener que acudir a los juzgados de lo contencioso administrativo para poder llegar a una solución justa.

Recuperación de la residencia

Deben de saber que para el caso de que se decrete una expulsión y archivo de residencia por haber sido condenado, una vez que es firme, no se puede hacer nada hasta que no concluya el periodo de expulsión.

Sin embargo en el caso de perder la residencia por haber salido más de un año de España, se puede tramitar la recuperación de la residencia de larga duración, pero el trámite hay que realizarlo ante el consulado de España en origen. En este caso lo mejor es que si sabemos que hemos estado más de un año y estamos en nuestro país, no vengamos a España hasta no haber realizado dicha gestión ante la autoridad consular.

Los requisitos básicos para recuperar la residencia de larga duración es que se encuentre extinguida, carecer de antecedentes penales y no encontrarse en situación irregular en España o estar en el país de origen.

Fdo. Igor Valiente

Compartir esta noticia:    



Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019