Actitud y ganas de trabajar de dos nuevos cónsules

25/03/2016

Buenas sensaciones dejaron los dos nuevos cónsules de Argentina y Colombia con sus respuestas en las entrevistas de la edición pasada de este periódico. Por un lado, el primero de ellos, Roberto Alejandro Alonso, comentó que viene a seguir la estela de su antecesor, Daniel Samaniego, quien no ahorró esfuerzos en promover lo mejor de la cultura argentina y estar a disposición de los ciudadanos residentes en las Islas.
El reemplazo de Samaniego, viene con muchas ganas de hacer las cosas bien y de estar presto a resolver cualquier problema a sus conciudadanos. Por el otro lado, el colombiano, Diego Felipe Cadena, nos sorprendió gratamente en su presentación al manifestar su agradecimiento al país por la nueva misión diplomática encomendada, pero también al recordar lo consciente que debe ser un funcionario público, sea del rango que sea, que el sueldo se lo pagan los contribuyentes. Esa fue una de los primeros mensajes que nos llamó la atención durante los primeros minutos en que mantuvimos el primer contacto, previo a la entrevista.
El discurso de Cadena desde un primer momento se ha basado en la cercanía que debe tener con sus compatriotas, no sólo de puertas para adentro de su despacho, sino fuera de la oficina consular. Además, se mostró sorprendido e incrédulo de que la asociación de inmigrantes con mayores pergaminos de la Isla- con el respeto hacía las otras- la de colombianos, hubiese paralizado sus acciones.
Nada más aterrizar en Palma, por iniciativa propia ha contactado con los integrantes de la junta directiva para reactivarla, y ofrecerle el apoyo necesario desde el consulado con el fin de emprender conjuntamente actividades sociales y culturales por la comunidad de Baleares.
Prematuro resultaría elogiar o criticar un trabajo sin ni siquiera permitirles sentarse en sus escritorios. Sin embargo, percibimos de ambos ganas de trabajar por la comunidad a la que representan. La actitud, la voluntad y la cercanía con la gente o lo que llaman popularmente “untarse de pueblo”, es muy bien recibido por la gente de la calle. Desde este periódico les deseamos la mejor de las suertes en las respectivas responsabilidades que asumirán muy seguramente, visto lo visto, a la altura de las circunstancias.

Deplorable

Desde estas líneas rechazamos los atentados terroristas de Bruselas en los que murieron 34 personas y más de doscientas resultaron heridas. Se palpa que los violentos no cesarán su empeño por intimidar al mundo con estos actos de barbarie. Tal y como sucedió en Paris hace pocos meses, hoy el escenario de terror lo protagoniza la capital belga.
Como lo he reiterado en varias ediciones, estos deleznables actos son cometidos por desequilibrados mentales y fanáticos que nunca se pueden asociar con la gente de bien de origen musulmán, cuyas creencias rechazan este tipo de actos en contra del prójimo.
Europa y Estados Unidos deben estar preparadas para blindarse, además de asumir con responsabilidad y criterio humano la triste y deplorable situación de miles de personas inocentes que huyen de las guefrras. Así como las redes sociales se inundan de mensajes rechazando cualquier manifestación de violencia, especialmente cuando se trata de cercanía con la UE, también se tendrían que solidarizar con la realidad de los refugiados de guerra. No se trata de papeles para todos, simplemente la crisis humanitaria exige una respuesta inmediata, a la que se le ha dado muchas largas, hablan todos y muy pocos actúan. No ha habido en definitiva un cupo establecido para refugiados, reina la confusión, todos van por su lado y crece el número de deportados desde Turquía lanzados inmisericordementea la hoguera. Nada se habla de esta gran cantidad de muertos a diario, entre los que se cuentan por montones gente inocente, entre ellos, niños.

Compartir esta noticia:    



Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019