Alberto Escudero: “Lo de pensar morir a los 70 u 80 años es algo psicológico”

10/06/2016

Por Ivis Acosta

Alberto Escudero, argentino, polifacético, habló acerca de su proyectos "Long Life" y "La bohemia terapéutica", terapias basadas en la espiritualidad, cuyo planteamiento ha desarrollado mientras intentaba superar sus problemas de salud y psicológicos merced a lo traumático que le resultó adaptarse a otra vida lejos de su país.


Baleares Sin Fronteras: ¿Qué circunstancias lo traen a Mallorca?

Alberto Escudero: En agosto de 2001 llegué a la isla tan sólo para conocerla e inmediatamente se me presentaron buenas oportunidades laborales como rotulista y muralista, lo cual coincidió con problemas de salud en mi familia que estaba en Tandil, y que me hicieron plantearme la idea de quedarme. Paralelamente algunos clientes me ofrecieron contrato de trabajo, gracias a lo cual obtuve mi permiso de Residencia. 

BSF: ¿Cómo se produce Su acercamiento al mundo de las terapias alternativas?

A.E: Acontecimientos y varias tribulaciones incrementaron mis innatos dolores de artrosis y comencé a perder pelo y peso rápidamente. En la soledad de mi cuarto, me invadió la inmensa tristeza que sólo mermaba cuando dormía o enervaba mis sentidos con el alcohol, que me cautivó por algún tiempo. La música siempre ha sido mi hobby, y gracias a esa crisis personal me lancé a escribir canciones, algunas de las cuales registré en la SGAE. 

BSF: Incursionó en los medios….

A.E: Sí, en 2005 inicié mi primer programa radial "Entre café y mate" con una compañera uruguaya, Nohelia, profesora de inglés, el cual continué realizando con la palmesana Lucia Miele, proyectora espiritual especializada en terapias y filosofías orientales y también con Montse, Barcelonesa, naturópata y enfermera. Otras conductoras fueron la periodista palmesana Cata Tárraga y la argentina Claudia Cristina, con quienes realicé el programa "El galgo cojo". Con el primero de los dos programas fui nominado para el galardón al Locutor Inmigrante ¡haciéndolo solamente dos horas una vez a la semana Por mis persistentes dolores, muchas veces debí permanecer varios días postrado en una cama. Por ello en 2012 me recluí un tiempo en mi casa de Tandil. Sin la más mínima mejoría, volví a Mallorca, atraído por su magnetismo, y me dediqué a profundizar en mis propias teorías. Así que incrementé mis esperanzas y mi estudio que denominé "La bohemia terapéutica".

BSF: ¿De que se trata la bohemia terapéutica?

A.E: Todo comenzó en el verano de 2015 cuando, agobiado por los frecuentes y progresivos dolores me aislé de todos, decidí instalarme en una pocilga de los suburbios de Palma. Y fue en una habitación donde comencé un camino hacia la recuperación y desarrollé planes artísticos. Y allí, entre el teclado, partituras, diccionarios, gimnasia, y la compañía sonora de Chopin, Sibelius, Muzorsgky, Beethoven, Rodrigo, Bach, mis canciones y sueños llenos de esperanza, comencé una soñada, aunque lenta recuperación.

BSF: ¿En qué consiste su proyecto Long Life?

En enero de este año 2016, me concentré solamente en la programación de mi futuro artístico, el fortalecimiento físico, el proyecto Long Life (Larga Vida). Obtuve rápidamente buenos resultados, porque he recuperado casi todo el peso, vista, libido y con ello el optimismo y la confianza y veo en mí mismo las consecuencias casi mágicas al seguir los pasos que me propuse cuando comencé a creer que -excepto enfermedades o accidentes- lo de morir a los setenta u ochenta es todo psicológico. En un par de meses trataré de poner en escena un espectáculo de comedia y música en mi ciudad natal o en Rosario (Argentina), pero la isla de Mallorca es y será, como la califico en mi canción homónima, mi morada ideal.
Compartir esta noticia:    



Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019