Que predomine el interés de los ciudadanos después del 26J

27/06/2016

Antes de que circulara esta edición en la calle, los españoles tenían el gran reto de elegir este 26 de junio a la fuerza política que consideran les debe gobernar en la próxima legislatura. No se necesita ser demasiado avanzado en el tema para pronosticar que el futuro gobernante será elegido merced a los pactos que surjan después de sumar en las urnas el número de votos que corresponda a cada fuerza política.
Independientemente de la corriente ideológica, ya es hora de que se dejen de lado los egos e intereses partidistas, y por qué no particulares, para de una vez pensar en el bienestar de los ciudadanos. Una de las viejas premisas de la política es servir a los ciudadanos y no servirse de los ciudadanos, sin embargo, parece que España es uno de los países mayormente contagiados por esta enfermedad de poder al costo que sea.
Ojala, sea cual sea el resultado del domingo 26 de junio, se apele al sentido común de los resultados, y en caso de que se tengan que formar pactos se haga en función de las necesidades del país y no de la avaricia de lograr según qué cargos o posiciones de privilegio en el alto gobierno.
En el caso de que el Partido Popular repita o forme un pacto con partidos afines como Ciudadanos, lo mínimo que los españoles esperan es que se replanteen políticas sociales que han brillado por su ausencia en estos años, si bien hay puntos que se han sabido solventar, también es cierto que las clases más desfavorecidas de este país se hunden cada vez más y parece ser que los privilegios solo cuentan para unos pocos.
Además, en el tema que nos compete de la inmigración, estimamos que la supresión de la tarjeta sanitaria a los sin papeles- muchos de ellos no pudieron renovar por falta de trabajo- ha constituido una de las mayores violaciones a los derechos humanos, sin contar el pésimo manejo que se le ha dado al tema de los refugiados de guerra en materia de cupos, y la insensibilidad que junto a otros países se ha mostrado, esto no equivale a una apertura indiscriminada de fronteras o papeles para todos, que no se mal interprete el contexto del mensaje.
Si se logra el gran pacto de izquierdas del que se habla entre Podemos (contando los votos de Izquierda Unida) y el PSOE, los ciudadanos estarían a la expectativa que los discursos de campaña que van desde la creación de empleo, igualdad de oportunidades y el fomento de políticas sociales, entre otras cosas, se vean materializados en la práctica. Y es que en muchos países las decepciones han sido enormes con la irrupción de líderes que en campañas electorales materializan un idílico amor populista con su electorado para luego en la realidad demostrar ser incapaces y llevar a la ruina social y económica a una nación.
Sean elegidos los de izquierdas o los de derechas, debemos presumir de los capítulos de buenas intenciones que nos han mostrado en los libros de frases bonitas y nobles propósitos, que bien pudieron haber escrito a lo largo de esta maratoniana campaña por llegar a la Moncloa, que se inició desde el mes de diciembre, y que por falta de acuerdos, aún tiene en vilo a los españoles. Que predomine el interés común de los ciudadanos y se interprete de la mejor forma lo que los españoles decidan el 26J, por el bien de todos, esperemos que este laberinto político encuentre una salida digna y justa.
Compartir esta noticia:    



Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019