Conozca las fases de un expediente en un trámite de extranjería

30/08/2016

Cuando comenzamos o solicitamos una residencia en la Oficina de Extranjería debemos entregar toda la documentación correspondiente con el trámite que queremos realizar, y después esperar a que la Administración nos conteste, en el sentido de conceder la solicitud realizada, denegarla o archivarla. Todo este proceso, desde que iniciamos una solicitud hasta que culmina un expediente con una resolución final tiene varias fases, y en este artículo vamos a intentar resumir las más comunes.
Instrucción del expediente
Una vez presentada la solicitud e iniciado el expediente, la administración lo que hace es comenzar a instruir el expediente, de tal modo que toda esa fase se llama la "Fase de Instrucción del Expediente". En toda esa fase de instrucción se dan varias situaciones.
Las tasas
La primera de las situaciones que afectan al administrado es el pago de las tasas administrativas, una vez presentada la solicitud, y antes de que Extranjería comience a instruir el expediente se nos requiere para que se abonen las tasas correspondientes al tipo de expediente que queremos tramitar. Si no se pagan y se aportan a Extranjería, la solicitud se archivará directamente el expediente.
Requerimientos de subsanación
Una de la situaciones más comunes son los requerimientos de subsanación, si la administración entiende que falta algún documento o que no cumplimos algún requisito, nos hará un requerimiento por escrito para que subsanemos las posibles carencias del expediente o mejoremos la solicitud presentada, y nosotros como administrados debemos cumplir con ese requerimiento y aportar lo que falta, es decir, debemos subsanar el expediente.
Plazo de aportación
Generalmente, y así lo dice la norma, el administrado, una vez que ha sido requerido para subsanar alguna carencia del expediente, tiene un plazo de diez días para cumplir con el requerimiento, pero la propia norma también nos dice que si se realiza la aportación antes de que la administración conteste, y aunque haya transcurrido el plazo de los diez días, se tiene que tener por realizada la aportación dentro de plazo.
En caso de no cumplir con el requerimiento, es decir que no aportemos ningún documento ni demos ninguna explicación a Extranjería, esta podrá archivar la solicitud y el expediente por no haber cumplido con el requerimiento realizado. Si por el contrario se ha realizado la aportación y se ha cumplido con el requerimiento de algún modo, Extranjería debería resolver concediendo o denegando, pero no archivando la solicitud.
Mejora de solicitud voluntaria
También el administrado, si lo estima conveniente, puede en cualquier momento de la fase de instrucción del expediente, aportar por su cuenta y voluntariamente cualquier documentación o escrito que entienda pueda mejorar la solicitud realizada.
Resolución
Una vez se ha instruido el expediente, se hayan abonado las tasas administrativas, se han realizado o no los requerimientos que Extranjería considere oportunos, se han hecho las aportaciones y subsanaciones, Extranjería solo tiene ya que resolver el expediente y emitir la resolución que conceda, deniegue o archive nuestra solicitud.
Esta respuesta tiene que ser notificada al interesado para que tenga conocimiento de ella, en el mejor de los casos que esté al tanto de la concesión de la residencia solicitada, y en el peor de los casos conozca de la denegación o archivo de la solicitud, así como de los motivos que han llevado a Extranjería a rechazar esa solicitud. Es muy importante conocer los motivos de denegación o archivo para así poder llegar a recurrir esa resolución si consideramos que no es justa.
Revisión de expediente
Una fase que puede ser muy importante e interesante, y que no es muy utilizada por los administrados es la "Revisión del Expediente". Una vez que Extranjería ha resuelto el expediente en sentido negativo, bien sea denegación o archivo, tenemos un mes de plazo para recurrir esa resolución negativa.
El administrado tiene derecho en ese momento, si así lo desea y si lo solicita expresamente, a acceder al expediente físicamente en las dependencias de Extranjería y poder revisarlo al completo, para así poder analizar las causas de denegación y si la instrucción del mismo ha sido correcta, o en su caso si existe algún error o algún elemento que no haya sido tenido en cuenta. Tras esa revisión de expediente, el administrado puede realizar las alegaciones que considere oportunas.
Recurso de reposición
Tras la resolución, si ha sido negativa o de archivo, se haya realizado o no se haya realizado la revisión del expediente, el administrado dispone de un mes de plazo para recurrir por vía administrativa, alegando todo aquello que estime oportuno en defensa de sus intereses, evidentemente la mejor manera de realizar un recurso es haber revisado previamente el expediente, para así tener la situación muy clara. Una vez recurrida la resolución, la administración tendrá que resolver el recurso y emitir una nueva resolución que conceda la residencia o que mantenga la denegación.
Recurso judicial
Si tras el recurso administrativo, que es opcional, Extranjería mantiene la denegación, solo nos quedará acudir a la justicia, si consideramos que tenemos razón y que la denegación o archivo está siendo injusta. Para ello tendremos el plazo de dos meses desde la resolución inicial, o el mismo tiempo, desde la resolución del recurso administrativo si es que lo hemos realizado.
Fdo. Igor Valiente Compartir esta noticia:    



Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019