Los “apóstoles” de sus colectivos

09/11/2016

Días atrás repasaba algunos de los editoriales de 2003, recién cuando comenzábamos en aquel entonces un proyecto periodístico por el que pocos apostaban casi nada. Se me viene a la mente una conversación con una ex concejal de un ayuntamiento en la que no le pronosticaba larga vida a este periódico y me “animaba” a claudicar.

Sin embargo, ya son trece años los que llevamos al frente de este trabajo quincenal, me atrevería afirmar con toda seguridad que a nivel nacional es el medio de comunicación en el ámbito de contenido inmigrante, que con sus más y sus menos se ha mantenido en circulación para beneplácito de nuestros lectores y empresas privadas que han valorado el trabajo a lo largo de todo este tiempo.

Una de las reivindicaciones en nuestro camino periodístico, a través de cada uno de los artículos, entrevistas, reportajes, crónicas y editoriales ha apuntado a acercar a los colectivos inmigrantes a la sociedad de acogida, e inculcar el respeto a las tradiciones y características sociales que conlleva emigrar a una tierra separada por miles de kilómetros al país de origen.

Una de los puntos en los que hemos enfatizado es en la participación del nuevo ciudadano en los procesos democráticos del país de acogida. Si tiramos de hemeroteca, desde el comienzo hemos sido impulsores de que el inmigrante no pase desapercibido en las votaciones para elegir al escogido en la Moncloa, a quienes se postulen a regir desde el Consolat de Mar los destinos de esta Comunidad Autónoma o los alcaldes de cada uno de los municipios en los que esté empadronado.

Incluso, la idea ha ido más allá, somos convencidos de la capacidad humana y social de personas que no solamente se conforman con depositar un voto, sino que están dispuestas a emerger en el mundo de la política para trabajar en favor de la integración y buena convivencia de los colectivos que dicen representar.

Insisto por experiencias del pasado en nombrar a personas que han trabajado a través de estos años desde diferentes ámbitos por la integración de las comunidades foráneas, especialmente a través del tejido asociativo. Podría citar algunos nombres y se me escaparían otros, por ejemplo, Marlene Perea (Federación de Asociaciones de Inmigrantes de Baleares, FAIB) Héctor Marano (argentinos), Norbey Andrade (colombianos), Arturo Quintero (venezolanos), Esther Sosa, (uruguayos), Alda Yurramendi (Plataforma para la Convivencia en Ibiza) Víctor Heyn, paraguayo que hizo un arduo trabajo por la integración de todos los colectivos en las pitiusas, Cheik Ndiaye (Asociación YAPO), Jerry Emeka (nigerianos)... y así sucesivamente podría mencionar muchos más que en su momento contribuyeron en actividades con fines sociales para sus respectivos colectivos.

En el caso de los ecuatorianos para nadie es un secreto la división de criterios que existe entre varios de sus líderes, pero lo positivo, es que en su momento con más virtudes que errores han puesto su grano de arena para la integración de su gente. Jeffrey Vivar y Emil Briones y Yuri Guerrero cada fin de semana organizan jornadas unas ligas de fútbol que fomentan el sano esparcimiento de sus comunidades; de la misma manera Darío Atacusi siempre ha sido uno de los impulsores del deporte ecuatoriano apoyando equipos de niños de diferentes nacionalidades que participan en torneos de barriadas vecinales como el de Son Oliva. En el caso de los marroquíes existen varias asociaciones, cuyos lideres desde diferentes perfiles han trabajado en favor de la integración de su gente.

Lo que me lleva a rememorar todas estas situaciones de las que BSF ha sido testigo con sus respectivas publicaciones impresas y digitales, es que quienes han trabajado de una u otra manera por sus colectivos están plenamente identificados, a tenor de las 283 publicaciones que llevamos a nuestras espaldas, aunque no somos dueños de la verdad y tenemos margen de equivocación, sí que estamos seguros es de conocer a los que realmente han trabajado concienzudamente en Baleares por los intereses de sus colectivos.

Simplemente los que nos cuesta entender es cómo desde hace un tiempo a la fecha algunas personas surgidas de la nada en las redes sociales se hacen pasar por los apóstoles de los inmigrantes o representantes de masas cuando en ninguna de las noticias a través de estos años se les ha visto en algún Foro de la Inmigración, seminarios de extranjería organizados por este periódico u otras entidades, actividades benéficas,o algún asunto puntual en pro de la gente necesitada a la que afirman estar representando.

Lo más curioso de este tema es que casi ninguno de los nombrados anteriormente les ha interesado vincularse a algún grupo político. Convendría que desde las diferentes formaciones se estudiara el currículum, trayectoría o verdadero talante personal y profesional del inmigrante al que se le llena la boca de agua cuando afirma que es un “representante de la inmigración”, el día de los fantasmas del Halloween ya pasó, ojala se haya aprendido la lección del pasado en el que varios de los “apóstoles” de la inmigración no salieron bien librados.
Compartir esta noticia:    



Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019