Cierran por falta de apoyo

09/11/2016

Una ONG de Son Gotleu cierra sus puertas por no poder asumir los gastos de funcionamiento

Cuatrocientas personas dejarán de beneficiarse de la ayuda alimentaria de Ayuda a tu Gente Mallorca



Por Juan Pablo Blanco A



Miguel Sánchez, ha vivido en carne propia el drama de no tener recursos para comer. Hoy en día, este repartidor de pizzas a domicilio, no se corta al reconocer las épocas- 2001-2002- en que su adicción a las drogas lo empujó al abismo de convertirse en un habitante más de la calle. Como cualquier persona en su situación, atravesó serias dificultades hasta que gracias a su fuerza de voluntad y ayuda de personas que le tendieron una mano amiga, decidió renunciar a lo que él denomina “el mundo que me llevaría a la ruina”.



Casi en la absoluta indigencia Miguel recuerda los momentos en los que iba al comedor social cerca a la Plaza de las Columnas. “Allí me daban de comer, sentía que por lo menos no estaba todo perdido y había alguna esperanza de salir adelante”, comenta.



La compleja experiencia de vida le hizo reflexionar no solamente acerca de su faceta personal, sino de otros que en su situación que no han tenido la suficiente fortaleza de abandonar ese mundo marginal. Desde hace unos años, Miguel después de terminar su horario laboral, se dedicaba a repartir en su moto, junto a su mujer Sonia Lozano, comida por las calles de Palma, por ejemplo, en la Plaza España, cajeros automáticos, parques o lugares en donde encontrara habitantes de la calle.



Este periódico describía hace un par de años algunas de sus vivencias y logística para emprender esl proyecto de ayuda, Miguel agradecía a colaboradores como la Obra Social la Caixa, el Banco de Alimentos, donantes particulares y voluntarios que permitieron la creación de la ONG Ayuda a tu gente Mallorca.



A este proyecto también se sumó la ayuda del fondo reservado europeo para las personas mas desfavorecidas que también fue fundamental para que todo fluyera de la mejor manera. Muchos habitantes de la calle se vieron beneficiados de la iniciativa de Ayuda a tu gente Mallorca.



Sin embargo, la vocación de emprendimiento social de Miguel iba más allá. A comienzos de este año alquilaba un local en la calle Regalo 105 en la popular barriada palmesana de Son Gotleu. Comenta que todo iba muy bien, las donaciones de la empresa privada, el Banco de Alimentos y particulares le permitía dar de comer a 400 personas por mes, un promedio de entre treinta y cuarenta por semana, entre ellas personas en edad avanzada, con movilidad reducida y familias españolas e inmigrantes con hijos.



A pesar de estas ayudas en especie hizo un esfuerzo por mantener el local por cuyo alquiler pagaba 357 euros mensuales. Lo que desconocía era que cada tres meses debía hacer una liquidación de pago de 399 euros de IRPF por los siete meses de alquiler.



Los recursos para el sostenimiento del local provenían de solo donaciones en alimentos. Miguel, manifiesta que es un trabajador que como cualquier otro sobrevive de su sueldo por lo que se le hace imposible asumir otro gasto más. “No recibimos subvenciones de ninguna institución. Ni el Govern, ni el Consell de Mallorca, ni el Ayuntamiento de Palma nos ha colaborado para mantener este proyecto social”, para agregar que “increíble que en los premios del Consell de Mallorca ni siquiera nos mencionaron, les dan a las ONGS de siempre. A nosotros ni siquiera una mención”.



El responsable de Ayuda a tu gente Mallorca no olvida la visita que el alcalde de Palma, José Hila hiciera al local de Son Gotleu. “El alcalde nos visitó, pensábamos que al comprobar in situ nuestra situación se iba a valorar las dificultades por las que atravesábamos, sin embargo nunca hubo ayudas”.



El pasado 4 de noviembre el local de Son Gotleu se vio obligado a cerrar las puertas por falta de apoyo. De todas maneras Miguel no renunciará a su vocación de ayuda, a partir del 15 de noviembre retomará su labor de ayuda a pie de calle para las personas que lo necesiten, tales como los drogodependientes, las trabajadores sexuales y a quienes carecen de un techo para pasar la noche.



Sobre el rol social de los responsables políticos de la Isla, especialmente quienes tienen las competencias en estos ámbitos, Miguel se siente defraudado, “es una desilusión que no se puede describir, se dedica presupuesto a cosas no tan importantes como estas, a los políticos les falta sensibilizarse con los verdaderos problemas de los ciudadanos”.



“No bajaremos los brazos, los sentimientos no dejan de fluir, seguiremos en esta ardua labor de seguir colaborando con los habitantes de la calle”, concluye Miguel.



Baleares Sin Fronteras opina:



Poco que agregar a lo que dice Miguel Sánchez, con veinte años residiendo en este país confirmo que España es un país de gente solidaria, hospitalaria, noble, en definitiva, existen ideas como las de Miguel Sánchez dignas de apoyo. Algunos empresarios privados se han volcado hasta donde sus posibilidades se lo han permitido. Lo propio ha hecho entidades como el Banco de Alimentos y la Obra Social la Caixa asignando fondos de ayuda para su funcionamiento.



Respecto a lo que comenta Miguel de los responsables políticos, es cierto que en estos dos años se ha avanzado en temas fundamentales como ayudas en la Renta Social (Govern balear) y creación de oficina para afectados por las hipotecas (Ayuntamiento de Palma), sin embargo, queda mucho camino por avanzar, como por ejemplo dedicar partidas presupuestarias de ayudas para este tipo de ONGS, mayor implicación con el tejido asociativo vecinal e inmigrante, soportes fundamentales para el buen andamiaje de los diferentes colectivos, a juzgar por las publicaciones en las redes y diferentes medios de comunicación los esfuerzos se concentran a pulsos políticos entre unos y otros, centrados iniciativas globales que poca repercusión tienen sobre el ciudadano y descuidando las causas sociales verdaderamente importantes. Compartir esta noticia:    



Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019