La reactivación del tejido asociativo

27/12/2016

El pasado 18 de diciembre el área de derechos cívicos, igualdad e inmigración del Ayuntamiento de Palma organizó la I Feria de las Culturas en el Patio de la Misericordia en la que participaron veintidós asociaciones de varios países. Aunque este tipo de eventos no sea la solución a los problemas de convivencia ciudadana- no de inmigración- sí que es un analgésico para que se reactive el decaído tejido asociativo que se había literalmente descuidado en las anteriores legislaturas, so pretexto de la crisis. E incluso, a las actividades de autofinanciación el pasado gobierno autonómico le dio la espalda, nunca hemos encontrado respuesta sobre el papel que desempeñó durante cuatro años una paquidérmica y prácticamente ausente dirección general de inmigración.
Aunque con mejoras para una próxima versión fue gratificante devolvernos diez años en el tiempo para comprobar de primera mano que Palma es una ciudad multicultural representada en 151 nacionalidades. Infortunadamente el tiempo no fue el mejor aliado para los organizadores y en 2017, en caso de repetir la experiencia, tendría que replantearse el lugar para que el esfuerzo de las asociaciones participantes se vea recompensado con una asistencia masiva de público.
Antes de que arreciera el mal tiempo, antes del mediodía se notó una afluencia nutrida de asistentes con lo que hace pensar que merece la pena que desde esta regiduría del ayuntamiento se continué apoyando la iniciativa de cara al 2017.
Respecto a algunos de noticias y comentarios personales publicados en Facebook sobre el Día Internacional de las Personas Emigradas, salió un comentario de un representante de una entidad local acerca de mi “discurso perfecto”, agregando que la integración se hacía con una correlación de culturas, reclamando una mayor presencia de inmigrantes en actividades de las entidades locales y además advirtiendo que en los festejos organizados por las asociaciones de inmigrantes no se invitaba a estas organizaciones locales.
Como es normal un debate dentro de los cánones del respeto suele ser atractivo, la retroalimentación de ideas y conceptos siempre será fructífera en aras de fomentar una buena convivencia. Y es que el comentario del representante de esta entidad local se puede extrapolar a los argumentos generalistas que podemos interpretar todos los días en los medios de comunicación con la idea de que los colectivos de inmigrantes tienden a formar sus propios guetos.
No obstante, tirando de hemeroteca he recopilado unas páginas de una época, menos de ocho años, en la que las asociaciones foráneas invitaban a las asociaciones vecinales a sus celebraciones y viceversa.
Posiblemente el representante de esta entidad local tenga razón en que hay cosas que aún fallan para la convivencia ideal en una comunidad autónoma, en donde proporcionalmente si se compara con el resto de España, los extranjeros ascienden a casi el veinte por ciento del total de la población.
Soy enemigo de los discursos perfectos, pues con trece años de edición de Baleares Sin Fronteras estamos propensos a tener márgenes de errores, nadie es dueño de la verdad absoluta ni mucho menos nos podemos acercar a la perfección, tal y como creen algunos jovencitos graduados de las facultades de comunicación social que creen estar por encima del bien y del mal.
En el único punto que puedo estar completamente seguro es en afirmar que a tenor de la experiencia, he conocido a gente muy valiosa- independientemente de su corriente política- que desde el trabajo y demostración fehaciente de hechos y no con fantocherías, ni discursos demagógicos, sí le ha apostado a la integración y a la buena convivencia. ¡Una Feliz Navidad y un próspero año nuevo!
Compartir esta noticia:    



Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019