Fallos en el sistema informático de registro y recepción de notificaciones en Extranjería

27/12/2016

Esta es una de las frases y/o discusiones que siempre está encima de la mesa. Es el hecho o la cuestión de la intrusión de las nuevas tecnologías en nuestras vidas. Es cierto que las nuevas tecnologías e internet nos puede ayudar en muchas cosas y facilitarnos ciertas gestiones, pero lo que también es cierto es que como máquinas que son, fallan.
Este año 2016 que ya termina ha sido el año en que se ha implantado definitivamente el aparato telemático-tecnológico en la Administración.
Para los profesionales, en este caso para los abogados, se ha hecho obligatorio este año 2016 operar en los juzgados a través de una plataforma llamada “Lexnet” y para operar los profesionales con la administración de extranjería se ha implantado otra plataforma tecnológica, así como para presentar escritos se tiene que hacer a través de un nuevo sistema de registro electrónico, ya no existen ventanillas ni registros con personas que recojan los escritos, recursos, solicitudes, etc. Bueno, si existen, pero solo para uso de los particulares.
También las nuevas tecnologías se han implantado en el proceso de nacionalidad, pero en este caso aún queda la opción de presentarlo personalmente ante los Registros Civiles y de gestionarlo personalmente.
Todo es para bien, o al menos eso dicen, pero la realidad es que cualquier proceso de cambio necesita de una adaptación. No ya tanto de los profesionales que lo usamos, sino más bien una adaptación y prueba de las nuevas tecnologías hasta que funcionen correctamente y sin fallos, proporcionando seguridad jurídica.
Fallos
La realidad es que últimamente estamos teniendo muchos problemas con los sistemas informáticos de registro y de recepción de notificaciones que tienen que ver con la Oficina de Extranjería.
Tenemos problemas con los certificados digitales que nos dan acceso, o problemas con la plataforma que no está operativa o que da problemas. También es cierto que otras ocasiones el problema puede ser interno, como una caída del proveedor de internet, o problemas con la red.
La cuestión es que el mecanismo no es perfecto, está en periodo de adaptación y prueba, y sin embargo es el único sistema por el que se nos permite acceder a la administración de extranjería, y cuando algo falla no podemos acceder, no se ofrecen alternativas.
Casi todos los procesos que tienen que ver con extranjería están sometidos a plazos, diez días para los requerimientos, un mes para el Recurso de Reposición y el de Alzada, plazos de renovación, plazos para pagar las tasas administrativas, etc.
Los profesionales del gremio vamos siempre luchando con un montón de expedientes y con cúmulo de trabajo, y en ocasiones nos acercamos y apuramos mucho los plazos de presentación. Eso no era ningún problema cuando nos dejaban presentar las cosas en cualquier Registro como la Delegación de Gobierno, Dirección Insular, Ayuntamientos, Consell Insular, etc. Teníamos la certeza, la seguridad, de que, yendo dentro del horario, siempre había alguien que nos cogía el escrito, recurso o solicitud, teníamos la garantía de que no fallaba.
Ahora estar en el último día de presentar algo, para un profesional, implica una dosis de estrés añadida, ya que en primer lugar hay que escanear toda la documentación, en ficheros con un tamaño determinado, si se supera ese tamaño el archivo hay que dividirlo (por ejemplo una copia del pasaporte en muchos casos tiene que ir en dos ficheros), si existe más de cinco documentos a adjuntar hay que enviarlo en dos registros distintos, o incluso en tres registros si son más de diez documentos. El hecho de preparar el trámite a registrar ya de por sí puede llegar a ser una complicación.
Después de montar y preparar todo el trámite escaneado se tiene que presentar y registrar, y he aquí el segundo escollo de asunto, ya que cuando uno se pone delante del ordenador, que debe estar perfectamente actualizado, comienza la tortura y el miedo a que el sistema falle o no funcione correctamente, o que en su caso el certificado digital nos de problemas, o simplemente que ese día no falle el proveedor de internet del despacho. Y si no funciona algo, y finalmente no podemos registrarlo, no tenemos otra opción y se nos puede llegar a quedar algo sin presentar.
El gran problema surge si este era el último día para presentarlo, por ser el último día de plazo, ¿Lo presentamos fuera de plazo? Porque además, si queremos justificar que no funcionaba, nos toca demostrar que el sistema fallaba. Pero ¿y si el problema es que no funcionaba internet? Ya no es un problema de la administración y se pueden escudar en que ellos tenían todo el sistema funcionando sin problema, y por tanto alegar que el problema es nuestro. Al final, Inseguridad Jurídica y falta de garantías con el uso de las nuevas tecnologías, con el uso de las maquinas.
Alternativas
La administración no nos ofrece ninguna alternativa a los fallos del sistema. Nos las tenemos que apañar nosotros mismos e intentar solucionar los problemas que nos da los fallos del sistema, y es realmente complicado cuando uno no sabe de internet ni de ordenadores, quizá la solución sea poner un informático en la plantilla de un despacho de abogados.
Es lo que siento cuando no funciona el sistema informático, cuando algo falla y no se pueden presentar las cosas. Cuando esto sucede se puede llegar a perder más de un día de trabajo estresado y pensando exclusivamente en como registrar unos cuantos escritos. Las maquinas, al menos a mí, me proporcionan una gran inseguridad jurídica que la Administración se debería encargar de solucionar. Las nuevas tecnologías nos deben ayudar a que todo sea más fácil, no más complicado.
Fdo. Igor Valiente Compartir esta noticia:    



Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019