23.9 C
Palma de Mallorca
jueves, mayo 23, 2024
Más

    Abdellah Bidou: “El Polisario es un movimiento político-militar que ha instituido un sistema parecido al que existía en los viejos países totalitarios”

    Desde hace más de un año Abdellah Bidou es el cónsul de Marruecos en Baleares. Desde su llegada se ha mostrado muy activo en el fomento de la cultura de sus connacionales, y también en destacar el aporte en positivo de la gente que llega a trabajar y a contribuir empresarialmente al desarrollo de la economía balear. De la misma manera, su personalidad destaca por decir lo que siente, concretamente, el tema del conflicto del Sáhara no le es indiferente, y menos cuando lee y escucha en los medios de comunicación, lo que para él “no va a acorde con la realidad”.

    Baleares Sin Fronteras: ¿Cómo describe usted lo que se vive en el Sáhara en todo este tiempo?

    Abdellah Bidou: El asunto del Sáhara es en su origen, un asunto de descolonización entre Marruecos y España. Habiendo estado bajo el protectorado de dos potencias coloniales, Francia y España, Marruecos tuvo que recuperar paulatinamente y en sucesivas etapas, la parte del territorio que dependía del protectorado español, comenzando por la zona Norte y Tánger en 1956, Tarfaya y Tan-tan en 1958, Sidi Ifni en 1969 y el Sáhara en 1975. Es lo que viene determinado en el curso de la historia.

    Siempre ha ocurrido así con nuestra vecina y amiga, España. Todos nuestros conflictos con este país inherentes al final del protectorado se resolvieron a través de la negociación y por vías pacíficas.

    Ahora bien, los adversarios de Marruecos que avivaron el conflicto del Sáhara y se oponían a la culminación de su unidad territorial, con financiar y ayudar al Polisario, prepararon con antelación las condiciones de esta oposición a Marruecos.

    BSF: Cuando habla de adversarios, suponemos que se refiere al rol de Argelia en este conflicto.

    A.B: Efectivamente, este movimiento fue acogido por Argelia en su propio territorio, precisamente por las divergencias que existían entre Marruecos y ese país en aquel entonces sobre las fronteras comunes, en un momento en que Marruecos había suscrito un acuerdo con España, conforme a las relaciones históricas que siempre han existido entre los dos países.

    Por cierto, Marruecos pudo recuperar su Sáhara, a través de la negociación y el consenso, conforme al proceso habitual que siempre ha seguido con España.

    BSF: ¿En que se basa el gobierno de su país cuando habla de manipulación del Polisario con los refugiados?

    A.B: Al recuperar Marruecos sus provincias del sur, el Polisario no encontró nada mejor que llevar una parte de la población saharaui a unos campamentos montados en el territorio argelino, que fueron denominados: campamentos de refugiados, o incluso designados con otras apelaciones ficticias, como campamentos de Laâyoune, campamentos de Smara, campamentos de Aouserd, o campamentos de Dakhla.

    El Polisario engañó y manipuló a la población llevada a Tindouf, en Argelia. Todos los Saharauis saben que en noviembre y diciembre de 1975, el Polisario solicitó a mucha gente asistir a un mitin en Gueltat Zemmour y cuando la gente acudió, se les pidió hacer otro mitin en Bir Lahlou. Más tarde, se les pidió ir a Tindouf para tenderles una trampa y no dejarles salir más de Tindouf.

    BSF: ¿Cómo define usted -desde lo que le corresponde- la parte gubernamental- las actividades del Polisario en estos campamentos?

    A.B: Estas poblaciones son vigiladas, día y noche, por el Polisario el cual recluta a sus hijos en escuelas, a los que sólo enseña el odio y les inculca la desesperación.

    Nos preguntamos sobre las razones, humanamente aceptables, que puedan permitir a un grupo de dirigentes del Polisario retener contra su voluntad a estas poblaciones en campamentos durante más de treinta años. La propia existencia de estos campamentos es una flagrante violación de los derechos humanos.

    BSF: ¿En qué línea específica se refiere cuando habla de violación de derechos humanos?

    A.B: ¿Con qué derecho podemos obligar a la gente a vivir en tiendas de campaña durante más de 30 años? ¿Con qué derecho se puede impedir a la gente circular libremente? ¿Con qué derecho se puede enrolar a niños e inculcarles el odio? ¿Con qué derecho se puede impedir a la gente vivir como los demás? ¿Con qué derecho se puede disponer a su antojo de una parte de la población saharaui en los campamentos? ¿Con qué derecho se puede vender la miseria humana a organizaciones de caridad internacional?

    El Polisario ha violado constante y deliberadamente los derechos humanos más elementales desde hace más de 30 años, han mantenido en el sufrimiento más absoluto, durante más de 25 años, a presos marroquíes que fueron separados de sus familias y de sus parientes.

    BSF: Usted afirma que los medios internacionales cuentan sola una parte de esta historia…

    A.B: Es necesario que se sepa que el Polisario ha instalado su Estado mayor en Hassi Rabouni, en Tindouf, y se apropió desde 1976 de los nombres de algunas personas, sin ningún fundamento jurídico, histórico o legítimo y sin la menor consulta a las poblaciones saharauis.

    El Polisario es un movimiento político-militar que ha instituido un sistema parecido al que existía en los viejos países totalitarios, y que consiste en el partido único, la institución única, la estructura única, la burocracia única. Y el todo fundido en un pensamiento único. Además, ha instituido un control armado de las poblaciones a las que detiene o controla, valiéndose permanentemente de la ayuda alimenticia como instrumento de chantaje.

    El frente ha instituido los métodos de delación como medio para el control y el alistamiento permanente de la población. El Polisario, que aspira a ser una entidad independiente, ha creado una especie de república árabe saharaui democrática (RASD), y al mismo tiempo ha dado la apelación de Sáhara Occidental o de territorios ocupados a los territorios liberados por Marruecos.

    Esta “RASD” supone una flagrante contradicción con la exigencia del Polisario de organizar un referéndum de autodeterminación.

    BSF: ¿Qué opina de este referéndum?

    A.B: ¿Cómo se puede solicitar un referéndum de autodeterminación para la totalidad de los saharauis y, al mismo tiempo, dar una respuesta previa a su deseo y voluntad, con crear una entidad que no tiene ningún fundamento moral, histórico o democrático? Estos son exactamente los procedimientos de los movimientos totalitarios antidemocráticos. Se trata de una antigua y muy conocida regla de responder en nombre del pueblo a preguntas que no se le han formulado.

    La proclamación unilateral por el Polisario de la “RASD” supone una flagrante violación al derecho internacional. Se trata de una voluntad deliberada y premeditada de sacar beneficios políticos valiéndose de engaño y la mentira. La “RASD” no tiene ninguna existencia territorial, está instalada en Tindouf, en Argelia, y no tiene pueblo, puesto que el único pueblo de que dispone está formado por los detenidos que retiene y controla, muy a su pesar, en los campamentos y, no como resultado de una elección.

    BSF: Hace unos meses los medios locales mostraban la visita de políticos de Baleares a los campamentos del Sáhara. Es un hecho que reciben apoyo y solidaridad a la causa, ¿Qué opina al respecto?

    A.B: De hecho, personas de todos los ámbitos se ven afectadas por la miserable situación de las poblaciones saharauis en los campamentos de Tinduf, pero también se ven afectadas por la manipulación y la desinformación, deberían abrirse a las otras partes, todas las partes, incluidas las Naciones Unidas, el Consejo de Seguridad y hacerse la pregunta sobre la veracidad de las tesis, y por qué los países reconocen la soberanía marroquí, y por qué otros países retiran su reconocimiento del pseudo Rasd, y también hacer la pregunta, cómo viven los saharauis en Marruecos y cuánto son en comparación con los secuestradores de Tinduf.

    La legalidad internacional ya no es el referéndum, ahora es el plan de autonomía, basta contemplar la pequeña lista de países que siguen reconociendo al ente títere de Argelia para apreciar las apuestas deshonestas e insalubres de este conflicto artificial, Me temo que las víctimas de esta camarilla no miden los riesgos de apoyar milicias armadas y bandas terroristas, asesinos y violadores, esclavistas y torturadores.

    NOTICIAS RELACIONADAS

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    7,465FansMe gusta
    1,254SeguidoresSeguir
    373SeguidoresSeguir
    526SuscriptoresSuscribirte

    Últimas Noticias