19.9 C
Palma de Mallorca
viernes, septiembre 30, 2022
Más

    Ian Chaves, la historia de un niño mallorquín que sufre de un cáncer raro desde los seis años

    Por Ivis Acosta

    Hace casi cuatro semanas Twitter se conmovía ante la historia de Ian Chaves. Su padre, Jordi Chaves (@jordi_ tel), dedicaba un hilo a su hijo que comenzaba una vida repleta de dolores, ingresos, quimio, y recaídas que aún hoy no cesan.

    Ian tiene diez años, pero en su corta vida ha visto ya muchos hospitales, médicos y salas de espera. El motivo es el sarcoma desmoplásico de tejidos blandos que desde hace tres años padece, lo que ha puesto en peligro su vida en más de una ocasión.

    Por el verano del 2019, el pequeño Ian comenzó a sentirse extrañamente cansado e inapetente. Entonces, sus padres decidieron llevarlo a urgencias, confiados en que sería algo pasajero.

    Cuál sería el susto al conocer el diagnóstico que dio –una vez más- un vuelco a sus vidas. La palabra cáncer, que por desgracia ya conocían, volvía a flotar en el aire como un año atrás, cuando a su madre, Inmaculada Omiste, le diagnosticaron uno de pecho que exigía quimioterapia, radioterapia y hasta una intervención quirúrgica.

    Parecía que la fatalidad se hubiera ceñido sobre esta pequeña familia amenazando con destruir su integridad, pero nadie contaba con la determinación y fuerza de voluntad de estos padres, ni con la oleada solidaria que su actitud generaría alrededor.

    El colegio donde estudiaba Ian se volcó con la familia hasta los amigos que, semana tras semana lo visitaban en el hospital para devolver un poco de normalidad a la vida del pequeño.

    Torneos de videojuegos, quedadas al aire libre, donde no peligrase la frágil inmunidad de Ian, una fiesta sorpresa con todos los niños del colegio fueron algunas de las iniciativas que se fraguaron desde la imaginación de estos padres preocupados para que su hijo no sufriera las consecuencias psicológicas del aislamiento, que por lo general aboca este padecimiento.

    Por si esto no fuera ya una ardua tarea, padre y madre aislaron a su retoño de cualquier comentario negativo que pudiera condicionar su mente o afectar su evolución favorable.

    A día de hoy, tres años más tarde, aún la palabra “cáncer” no representa nada para Ian. La fantasía con que sus allegados han maquillado el delicado tema ha hecho que se sustituyan los términos y vocablos propios de la jerga médica por otros menos impactantes a modo de juego infantil en el que todos, desde el primer doctor hasta la última enfermera han participado en complicidad con la familia.

    Ian Chaves.

    De este modo el pequeño ha transitado por su proceso sin saber el riesgo que comporta su padecimiento, a la vista están los resultados: Ian continúa viviendo dentro de una relativa normalidad, ajeno –hasta donde ha sido posible- a su condición.

    Pero no todo ha sido un camino de rosas en esta historia; ha habido sufrimiento y desvelos, una intervención quirúrgica que fue pionera en toda España, que dicho sea, incluyó una quimioterapia a altas temperaturas de la que no sabían sus progenitores si saldría vivo… pero se sobrepuso, a pesar de todo, Ian es un niño inmensamente fuerte aunque sus riñones se resintieron como consecuencia del tratamiento.

    Tras casi un año de estar “limpio”, comenzaron de nuevo los dolores de cabeza y se le detectó metástasis en el cerebro. Este episodio comenzó en Londres, a donde la familia se había trasladado en busca de mejores expectativas de vida.

    Sin embargo, también lo pudo superar tras otra intervención y una nueva tanda de quimio y radioterapia, aunque con el ánimo algo tocado esta vez.

    Ahora es en la espalda donde han reaparecido los tumores, y pese a que en Londres no les dieron demasiadas esperanzas, la voluntad férrea de sus padres en su búsqueda incesante de soluciones les llevó hasta la clínica Ruber Juan Bravo de Madrid, donde un equipo médico les infundió esperanzas en una combinación de tres tratamientos diferentes: radioterapia quirúrgica, hipertermia y vitamina C endovenosa.

    El único problema es que para pagar estos tratamientos se han creado un crowdfunding para poder asumir los costes y aumentar la esperanza y la calidad de vida de su primogénito.

    Con este objetivo, un grupo de más de veinte artistas y cantautores se darán cita este domingo 10 de julio a las 19 horas en la Sala Palmanova para realizar un concierto solidario que servirá para recaudar fondos para el tratamiento del pequeño Ian, y al que se puede asistir comprando las entradas en:

    https://entradium.com/events/una-nota-por-ianconcierto-solidario.

    NOTICIAS RELACIONADAS

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    7,465FansMe gusta
    1,254SeguidoresSeguir
    361SeguidoresSeguir
    526SuscriptoresSuscribirte

    Últimas Noticias