Cita vacuna Covid

 

Cita vacuna Covid
15.1 C
Palma de Mallorca
viernes, diciembre 2, 2022
Más
    Cita vacuna Covid

     

    Pedro Sánchez anuncia en Palma la aprobación de la parte fiscal del régimen especial de las Illes Balears, que supondrá un impacto de casi 350 millones de euros anuales y la creación de 3.191 puestos de trabajo

    La parte fiscal del régimen especial de las Illes Balears, la única que quedaba por aplicarse después de que en 2019 se aprobara la nueva ley que compensa los sobrecostes de la insularidad con medidas de transporte, energía o inversiones y después de que este año hayan llegado por primera vez a las Illes Balears recursos del Estado por el factor de insularidad, se incluirá en los presupuestos generales del Estado del año que viene. Así lo ha explicado este lunes en Palma el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, acompañado de la presidenta del Govern de les Illes Balears, Francina Armengol.

    La medida tendrá un impacto anual en la economía de las Illes Balears de 349,1 millones de euros y permitirá la creación de 3.191 puestos de trabajo a tiempo completo, el equivalente al 1 % del PIB balear del año 2019. El REIB fiscal incorpora dos políticas públicas, las reservas de inversión y deducciones y reducciones fiscales para empresas industriales y del sector primario que generen o mantengan puestos de trabajo.

    Pedro Sánchez ha anunciado la medida durante una visita este lunes por la mañana a la empresa CAROB, de Marratxí, especializada en el tratamiento de garrofín y una de las empresas que se podrá beneficiar del régimen especial para el sector primario, además de poder acceder, a través del impuesto sobre sociedades, a las reservas de inversión. Después, Francina Armengol se ha reunido con representantes de los agentes sociales y económicos, portavoces de los diferentes partidos políticos y miembros de la sociedad civil en la Llotja, donde ha explicado los detalles de la parte fiscal del REIB.

    Francina Armengol ha definido la medida como «una buena noticia» que «hemos luchado como sociedad para hacer posible que el Estado reconozca las desventajas que genera la insularidad». La presidenta del Govern ha explicado que desde el Ejecutivo se están trabajando «medidas que tenemos que tomar de manera urgente por un invierno que puede ser complejo debido a la subida de precios» y ha recordado que, aun así, «estamos en una buena situación económica, con un ritmo de crecimiento económico muy importante y en un momento en el que las Illes Balears tienen que aprovechar para continuar mejorando porque nos encontramos ante una oportunidad, puesto que el archipiélago tendrá en los próximos años el ciclo inversor más importante de nuestra historia».

    Esta inversión, ha explicado Francina Armengol, «supondrá más recursos públicos y más recursos privados que nunca y tienen que convertirse en más justicia social, en más puestos de trabajo y de más calidad». En este sentido, la presidenta del Govern ha trasladado a los representantes de la sociedad civil que «ya hemos demostrado que juntos somos capaces de superar retos y trazar un buen escudo social» y que ahora, a través del REIB, «tenemos una herramienta más para ser mucho más competitivos, innovadores, resilientes y con un tejido productivo más sólido».

    El régimen fiscal especial para las Illes Balears se aprobará dentro de los presupuestos generales del Estado de 2023 y constará de dos medidas: la reserva de inversiones y el régimen especial para empresas industriales, agrícolas, ganaderas y pesqueras. En el caso de la reserva de inversiones, el objetivo es incentivar que las empresas de las Illes Balears reinviertan sus beneficios en el archipiélago e implica reducir la base imponible del impuesto sobre sociedades, deducciones al IRPF o reducir el impuesto sobre la renta de los no residentes. Además, los autónomos declarantes de IRPF se podrán aplicar una deducción en la cuota. Para obtener estos beneficios fiscales, las reservas de inversiones se tienen que destinar a crear puestos de trabajo, a adquirir acciones o participaciones de empresas de las Baleares, a inversiones en I+D, a la mejora y protección del medio ambiente, a propiedad intelectual o a elementos patrimoniales materiales (terrenos, construcciones, maquinaria, mobiliario…).

    Las empresas se podrán reducir la base liquidable del impuesto sobre sociedades hasta el 90 % del beneficio no distribuido, mientras que, en cuanto al IRPF, la deducción será de, como máximo, el 80 % del tipo medio del empresario autónomo para toda la actividad que derive de establecimientos situados en las Illes Balears. Las reservas de inversión supondrán un ahorro para empresas y autónomos de 201,66 millones de euros anuales, que dejarán de ingresar las administraciones del Estado y autonómica.

    En el caso del régimen especial para empresas industriales, agrícolas, ganaderas y pesqueras, se reduce el impuesto sobre sociedades y el impuesto sobre la renta de los no residentes y se aprueban deducciones de IRPF para las empresas o los autónomos que vendan bienes producidos en las Illes Balears. Así, se bonificará un 25 % de la cuota por la creación de nuevos puestos de trabajo y un 10 % por mantenimiento del emple. A través de esta medida y según los cálculos del Govern, las empresas industriales, agrarias, ganaderas y pesqueras de las Illes Balears se ahorrarán 5,99 millones de euros el año.

    El régimen fiscal es el cuarto pilar del régimen especial de las Illes Balears, puesto que se suma a las compensaciones por parte del Estado conseguidas en 2019 en materia de energía, de transportes de pasajeros y de mercancías y de inversiones. Las inversiones, que se canalizan a través del factor de insularidad, se han incorporado en los presupuestos generales del Estado este año por primera vez y supondrán, en cinco años, una inversión de más de 600 millones de euros para las Illes Balears.

    20 millones de euros para el primer tramo del tranvía

    Además de la parte fiscal del REIB, los presupuestos generales del Estado incorporarán, según ha explicado el presidente del Gobierno, una primera partida de 20 millones de euros como primera anualidad para licitar las obras del primer tramo del tranvía de Palma, que es el que conecta la plaza de España y el aeropuerto.

    Esta inversión, que se materializará con la firma de un convenio entre el Govern de les Illes Balears y el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, permitirá iniciar durante 2023 las obras de estos 10,5 primeros kilómetros de trazado, que irán seguidos del tramo dos —el de Playa de Palma— y del tramo tres —el de Son Espases. Está previsto que las obras del tranvía entre el aeropuerto y el centro de la ciudad estén finalizadas en 2026.

    Se da así cumplimiento al compromiso del Estado de financiar una infraestructura tan necesaria para cambiar el modelo de movilidad de la ciudad de Palma y de todas las Islas.

    NOTICIAS RELACIONADAS

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    7,465FansMe gusta
    1,254SeguidoresSeguir
    368SeguidoresSeguir
    526SuscriptoresSuscribirte

    Últimas Noticias