3.6 C
Palma de Mallorca
martes, enero 31, 2023
Más

    Luis Hernando Mora: Un cónsul y médico, carismático que se despide por todo lo alto de sus compatriotas

    Luis Hernando Mora acaba de despedirse del cargo de secretario general del consulado de Colombia de Palma. A tenor de los testimonios de los usuarios de la oficina y las muestras de aprecio recibidas por sus allegados, no es aventurado afirmar que este médico de profesión graduado de la Universidad Nacional de Colombia se “robó” el corazón de muchas personas que lo conocieron durante estos cuatro años.

    Justamente este año se cumplen treinta años de su graduación como médico, profesión que ha combinado con las funciones consulares gracias a la entonces canciller, María Ángela Holguín que formaba parte del gobierno del presidente, Juan Manuel Santos. En un comienzo su trabajo por su proximidad fronteriza con Venezuela lo incorporaron al grupo de trabajo del Plan Fronteras para la Prosperidad en el que se encargaba del diseño de políticas e implementación de modelos de salud dirigidas a la población vulnerable de la frontera.

    En ese cargo estuvo ocho años, sin duda, afirma que fue una gran experiencia. Luego de acabar esta etapa la propia canciller lo propuso para el cargo de cónsul en Palma durante un periodo de dos años. No obstante, después de ese tiempo, pasó a ser cónsul adjunto tras la llegada del actual titular, Rafael Guillermo Arismendy.

    El periodo de Mora Ríos terminó con éxito el pasado 13 de noviembre. Baleares Sin Fronteras no pasó desapercibida su culminación en el puesto, y en esa línea conocimos sus impresiones sobre esta experiencia en estos cuatro años.

    Y en ese sentido hace un paralelo entre ser cónsul y médico. “El trabajo consular es muy intenso, siempre lo comparo con las funciones del médico. Cuando ves a un paciente estás atento a todos sus males físicos y psicológicos. El trabajo de un cónsul es como el de un médico en temas relacionados con el estado de personas que están fuera del país. Desde mi perspectiva se debe hacer con eficacia, buscando soluciones, tratando de que la gente se sienta cómoda con su consulado y sientan que es un pedacito de Colombia”.

    En definitiva, el cónsul adjunto saliente siempre recordará el calor humano de la gente con palabras muy gratificantes cuando se sentían ayudados por el trabajo de su interlocución con el Estado. “Lo más gratificante es poder servir, es una vida de servicio a los demás como la profesión de médico”.

    El staff del consulado colombiano de Palma junto a la familia Mora-Gonzalez.

    Se queda en Mallorca

    Mirando para el futuro comenta que su esposa Alejandra, antropóloga de profesión y sus dos pequeños hijos han echado raíces. “Ella hizo su maestría en la UIB y está haciendo su segundo año de doctorado, tiene planes de trabajo relacionado con las islas, especialmente con mujeres migrantes y temas de salud. Sus compañeros de trabajo valoran bastante su capacidad. Mis hijos Luis Ángel de 10 años, que está cursando quinto, y Agustín de 4 años que está en infantil están muy adaptados en los colegios”.

    Ante ese panorama, Luis Mora y su esposa Alejandra han optado por permanecer en Palma en sus respectivas profesiones, algo inusual en los cargos consulares a los que se les termina el periodo. “Todas las personas que están en el gremio de la salud me han ofrecido su apoyo para ejercer una vez se terminen los trámites de la homologación de la profesión con el fin de incorporarme en la pública y en la privada”.

    Olga Ramirez y Matías de la Asociación de Colombianos viajaron desde Ibiza exprofeso al agasajo.

    Los conocimientos de salud pública de Luis Hernando se ampliaron en la Universidad de Granada en donde hizo una maestría en gestión de servicios sanitarios que le permite ampliar el horizonte ante este nuevo desafío que acaba de iniciar.

    Despedida por lo alto

    La gestión de Luis Hernando Mora fue reconocida por el equipo del consulado colombiano de Palma. El cónsul, Rafael Arismendy y los funcionarios Juan Carlos Ramírez y Jaime Guerrero organizaron una comida de despedida entre sus amigos y allegados. En una finca a las afueras de Palma el médico y su familia recibieron una despedida cálida agradeciendo su profesionalidad y carisma durante estos cuatro años.

    El médico colombiano Alfredo Garrido hizo gala de su talento vallenato con el acordeón.

    NOTICIAS RELACIONADAS

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    7,465FansMe gusta
    1,254SeguidoresSeguir
    365SeguidoresSeguir
    526SuscriptoresSuscribirte

    Últimas Noticias