12.1 C
Palma de Mallorca
martes, enero 31, 2023
Más

    Editorial 422: Informarse mal en las redes sociales puede costar muy caro

    Poco soy de hacer un alto en el camino para opinar en muros ajenos salvo que se trate de un conocido de confianza, un amigo o un familiar, incluso aun así lo pienso varias veces. La irrupción de las redes sociales ha sido de suma utilidad para acortar distancias, simplificar mensajes, enriquecernos de información, denunciar situaciones diarias y, por qué no, saciar las ganas de quienes pretenden convertirse en periodistas empíricos de la noche a la mañana.

    Todo es válido mientras que la información que nos llega la contrastemos, incluso pecando de desconfiados, pues más vale insistir preguntando si es posible a profesionales de un área determinada o a los propios funcionarios de la administración pública en el caso de que se vaya a realizar un trámite burocrático que nos afecte.

    Y es que así como afirmo que las redes han sido de bastante utilidad desde que el monstruo de la tecnología evoluciona, también no es menos cierto que se han convertido en un arma de doble filo para quienes en la ley del mínimo esfuerzo pretenden resolver dudas particulares publicando en sus muros casos personales o acudiendo a grupos masivos de Facebook o WhatsApp, en donde he podido leer auténticas barbaridades y hasta he llegado a dudar sobre la intención de algunos “consejos”, en este caso recuerdo el dicho, “con amigos así para qué enemigos”.

    En días pasados me llamó la atención un grupo de Facebook en el que una persona sin papeles preguntaba si podía viajar entre ciudades de España sin correr ningún tipo de riesgo. Hubo toda clase de respuestas de gente que ha estado en situación administrativa irregular y a quienes nada les ha ocurrido en los trayectos nacionales, concretamente nunca han tenido un control policial a la entrada o salida de un avión, barco o autobús.

    No dejan de causarme estupor algunas repuestas de personas que con plena certeza le aconsejaban a esta persona viajar sin ningún tipo de temor ante los siempre posibles controles de acreditación de documentación de la Policía Nacional o Guardia Civil que, dicho sea, están facultados para hacerlo en cualquier momento que consideren oportuno.

    Una usuaria se atrevía a hablar con toda la propiedad de que en caso de viajar a Barcelona a realizar un trámite el consulado de Chile expedía una certificación autorizando el desplazamiento para poder subirse con tranquilidad a un barco o a un avión. Y me preguntaba a mí mismo desde cuándo los consulados tienen injerencia en un control policial de España, o qué pinta un representante consular en el caso de que a un ciudadano por no tener papeles en regla se le llegue a incoar un expediente de expulsión. Lo siento, pero acudir a estos grupos de redes sociales en ocasiones genera mayor confusión empujando a la gente al despeñadero de las decisiones equivocadas.

    Debo decir que no son frecuentes los controles policiales de acreditación de identidad en los viajes nacionales, pero negar que el riesgo no existe para quienes están sin papeles, algunos incluso a punto de cumplir los tres años para el arraigo social, es un despropósito.

    Otras tantas cosas que causan desinformación en las redes sobre las que no ahondaré tienen que ver con bulos de extranjería y jugosas ofertas de trabajo que resultan ser estafas.

    Con esto no pretendo ni mucho menos generalizar o restarle importancia a los grupos en las redes sociales que, echan una mano desinteresada a personas que necesitan ayuda, pero siempre hay que tener la mosca detrás de la oreja para no hacer caso a las primeras de cambio, especialmente en situaciones que pueden exponer nuestro propio bienestar.

    NOTICIAS RELACIONADAS

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    7,465FansMe gusta
    1,254SeguidoresSeguir
    365SeguidoresSeguir
    526SuscriptoresSuscribirte

    Últimas Noticias