22.7 C
Palma de Mallorca
domingo, septiembre 25, 2022
Más

    Editorial 314 / El único camino: la denuncia

    Por fin, un árbitro valiente y sensible se atreve a denunciar en un acta lo que durante 7 años, Baleares Sin Fronteras Fútbol Club ha vivido en algunos pueblos (no todos) cuando ha ido a jugar.

    El buen desarrollo de un partido y el post partido dependen también del entorno externo de los aficionados en las tribunas. No faltan los energúmenos que se siguen filtrando en los campos deportivos cada fin de semana incitando al odio por los árbitros, alimentando el racismo y promoviendo la discordia y la pelea.

    De nada sirven las campañas de los valores en el deporte del Consell de Mallorca, el Stop al racismo y xenofobia de la Conselleria de Servicios Sociales y los continuos pronunciamientos de la Federación de Fútbol Balear, si de una vez por todas no se prohíbe la entrada a los violentos a los recintos deportivos.

    A las directivas de los equipos no hay que culparlos, no se puede meter en el mismo saco a todos, ni mucho menos manchar el nombre de todo un pueblo por diez impresentables.
    Sin embargo, sí que es necesaria la identificación inmediata, el rechazo y repudio público a esos personajes para que no vuelvan a pisar un campo deportivo. No todo se puede quedar en la teoría, en el tablero, en conversaciones de despachos o de bares. Simplemente no. Se debe actuar ante los violentos y los agresores de la palabra que siguen campando a sus anchas en los polideportivos.

    Reconocimiento al árbitro David Onetto por no sólo denunciar los insultos a ellos, sino también por atreverse a describir una realidad que muchos de sus compañeros omiten en sus actas, flaco favor le hacen a la erradicación de la violencia en el deporte. Todo hay que contarlo, pero no todos se quieren “mojar” y prefieren pasar por las ramas y de agache para evitar problemas o situaciones incómodas.

    Así como hablamos de racismo y xenofobia podríamos hablar de otro tipo de situaciones grotescas e inaceptables que he visto en los campos de fútbol. El o los enganchados de siempre que no les importa armarse un porro cerca de un grupo de niños de corta edad que juegan a escasos metros de ellos. No pretendo ser más papista que el mismo Papa, ni escribir en esta columna los diez mandamientos o imponer clases de moralidad.

    Cada quien que haga lo que estime conveniente, pero en el sitio adecuado, menos donde hayan menores de edad, en esa línea, los directivos y responsables de los polideportivos y directivas de los clubes tendrían que ser más enérgicos. No obstante, insisto que sobre los despachos los folios y carteles de campañas están repletas de tinta instando a dar ejemplo, e inculcar valores a la juventud en el deporte, pero en la práctica los buenos ejemplos y la acción brilla por su ausencia.

    Sigue siendo preocupante lo que se ve cada fin de semana en los campos deportivos, especialmente en los de fútbol. Sin embargo, la respuesta que más encaja con la actual realidad está ahí, si los derriba no dan ejemplo poco o nada se puede esperar del entorno modesto del deporte, lo podemos observar día a día en el fútbol de elite. Algunos clubes siguen siendo coparticipes directamente de la existencia de las barras bravas que son solamente delincuentes y excluidos sociales que buscan en el deporte una excusa para saciar su odio. Paz en la tumba del ertzaina Inocencio Alonso, que en cumplimiento de su deber- llevaba más de 13 horas seguidas trabajando- al intentar a controlar una de las cargas de los energúmenos violentos sufrió un paro cardiaco. E,P. D

    Baleares Sin Fronteras Fútbol Club. 
    Siete años, doce nacionalidades, integrándonos a través del deporte.

    NOTICIAS RELACIONADAS

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    7,465FansMe gusta
    1,254SeguidoresSeguir
    362SeguidoresSeguir
    526SuscriptoresSuscribirte

    Últimas Noticias