spot_img
20.9 C
Palma de Mallorca
sábado, octubre 16, 2021
Más
    spot_img

    Mustafá Boulharrak, dice que los estafados han sido muy mal aconsejados y tienen miedo de hablar públicamente

    Investigación BSF

    La noticia de la regularización fraudulenta de los marroquíes residentes en Mallorca, no ha pasado desapercibida para el tejido asociativo.

    En esa línea, Mustafá Boulharrak, Presidente de la Asociación de Marroquíes en Baleares, Al Magreb ha opinado sobre la estafa a sus connacionales, pero a la vez también envía un mensaje de concienciación para que no se pague por promesas falsas, menos aun cuando un trámite está ligado directamente a un delito.


    Baleares Sin Fronteras: Como presidente de una asociación de marroquíes, ¿Qué opina sobre la noticia de los jóvenes marroquís que han pagado para que los regularicen?
    Mustafá Boulharrak:
    Los jóvenes marroquíes que han decidido dejar atrás su gente y su pasado, no lo hicieron por capricho, sino para buscar un futuro socioeconómico mejor en Europa. Pero en muchas ocasiones se encuentran con una realidad inesperada; normativas poco acogedoras, trabas burocráticas para gestionar sus documentos y abuso por parte de empleadores buitres y sin escrúpulos, tal como se han vivido estos días.

    BSF: Parece que a estas personas no les llega la información sobre la gravedad de estos delitos…
    M.B:
    Generalmente, la información para las personas recién llegadas a España, y a nuestra Comunidad Autónoma, es muy escasa o casi nula. Las instituciones públicas han dejado de financiar los servicios de información y orientación a los inmigrantes en general y especialmente a los indocumentados.
    La crisis económica del 2007 ha sido la excusa que han utilizado las instituciones autonómicas y locales para desatender de las demandas de los inmigrantes. Por otra parte, la necesidad que tienen los trabajadores inmigrantes para tener su estabilidad legal, y por consiguiente la integración laboral, les induce a cometer irregularidades cuyas consecuencias legales son de difícil reparación.

    BSF: La pandemia podría llevar a situaciones desesperadas que vulneren la Ley, ¿le da esa sensación?
    MB:
    La pandemia que estamos padeciendo en estos tiempos y otras crisis, no deben ser la excusa para vulnerar la legislación vigente. Pero sí, en momentos de desesperación y la falta de información hay personas que se dejan llevar por el mal camino.

    BSF: ¿Ha tenido la oportunidad de hablar con algunos de los estafados?
    M.B:
    Sí, he hablado con dos jóvenes afectados por la trama del empleador del gimnasio y las peluquerías “low cost”, que supuestamente vendía contratos a inmigrantes para regularizar su situación. Tienen miedo de hablar públicamente sobre lo sucedido. Según ellos han sido mal aconsejados por otras personas que han pasado por lo mismo.

    BSF: Un consejo que le quiera enviar a estos incautos que se van por el camino equivocado
    M.B:
    A todos los inmigrantes que se encuentran en situación de irregularidad administrativa, deben informarse adecuadamente sobre los documentos que deben incorporar en la solicitud de sus respectivas autorizaciones de trabajo y residencia.
    No deben pagar a sus empleadores para que les faciliten la correspondiente oferta de empleo que exige la normativa actual para dicho trámite.

    Extranjería



    BSF: Usted estuvo en CC.OO, parece que retrocedemos en materia de extranjería. ¿Está de acuerdo?
    M.B:
    Tenemos mayoritariamente inmigración laboral. Las reformas laborales han restringido los derechos laborales para el conjunto de los trabajadores. Un número importante de trabajadoras y trabajadores extranjeros están empleados en los sectores terciarios, donde los sindicatos tienen poca o nula presencia.
    En la negociación de los convenios colectivos se obvian los derechos específicos de los trabajadores inmigrantes y de algunos sectores como el servicio doméstico, la agricultura y los autónomos no se hablan de ellos. Las trabajadoras y trabajadores inmigrantes no tienen cabida en la agenda de los sindicatos, hecho que lamento personalmente.

    BSF: Usted por su experiencia conoce los intríngulis de esta oficina de extranjería. ¿Cree que hay corrupción?
    M.B:

    Durante me vida profesional en CITE-CC.OO (desde 1991 hasta 2012) he tratado con los funcionarios de la oficina de extranjería y, realmente, no he detectado en ningún momento ni me constan casos de corrupción.

    NOTICIAS RELACIONADAS

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here

    7,465FansMe gusta
    1,254SeguidoresSeguir
    347SeguidoresSeguir
    526suscriptoresSuscribirte

    Últimas Noticias