12.9 C
Palma de Mallorca
sábado, febrero 24, 2024
Más

    Marcelo Maggio: “A la hora de trabajar con empresas de construcción o náutica debes tener ropa buena, si no, te descartan

    Por Ivis Acosta Ferrer

    Marcelo Maggio y Verónica Arregui son de Mar del Plata aunque llevan 24 años en Mallorca. Hace un lustro decidieron montar su propia empresa y desde entonces no han parado de trabajar.

    BSF: ¿Por qué habéis elegido venir a Mallorca?

    M.M.: La vimos en un programa de televisión, nos gustó la isla y decidimos probar y venir directamente a Mallorca.

    BSF: ¿Qué recordáis de los comienzos en la Isla?

    V.A.: Es difícil al principio, cuando uno llega de tan lejos, a otro país, no tener a los familiares, a los vecinos, la comida, pero la isla nos ha gustado muchísimo siempre. Vinimos directamente acá y ya no nos movimos. Ya me muero acá, tengo mi hija, mi negocio, mi casa, de hecho, Palma de Mallorca tiene muchos lugares que se parecen a Mar del Plata.

    BSF: ¿Cuánto tiempo lleváis con vuestra empresa de estampaciones?

    V.A.: Cinco años. Trabajé en una empresa en Palma, bastante grande y aprendí un poco y luego en el 2018 nos animamos despacito, no renunciamos a nuestros trabajos, empezamos en casa y cuando ya no podíamos más con el trabajo por hacer, dejamos los otros y nos dedicamos al 100% al propio.

    BSF: ¿Estáis satisfechos de haber dado este paso, tenéis perspectivas de seguir creciendo como empresa?

    M.M.: Sí, empezamos con una maquinita y ahora tenemos varias; la última la compramos la semana pasada. Invertimos en maquinaria, porque cuando tienes algo bueno puedes hacer más trabajo de calidad.

    BSF: ¿Qué podemos decir de los precios?

    M.M.: Son precios competitivos, trabajamos con ropa de calidad, que eso es importantísimo. A la hora de trabajar con empresas de construcción o náutica debes tener ropa buena, si no te descartan rápido. Y lo más destacable es que somos bastante rápidos.

    V.A.: Vamos poco a poco. Yo tengo la ropa que tengo, confío en las marcas y la calidad que trabajo, y menos calidad no acepto. Cuando algún cliente me trae la ropa, si tienen por ejemplo una camiseta de 140 de gramaje, les digo que lo siento, pero que no les doy garantía de mi trabajo, porque se les puede romper.

    M.M.: La ropa se mide en gramaje, por ejemplo, las camisetas vienen de 130 a 200 gramajes. Nosotros empezamos a trabajar de 160 a 200 que son gramajes, por así decirlo, buenos.

    V.A.: Hay calidades que nosotros directamente no trabajamos. Son camisetas muy finas, que no parecen de calidad y entonces, claro, se van a estirar. Imagínate que viene alguien de la construcción y le das eso para los trabajadores, normalmente las empresas hacen tres o cuatro camisetas, como mínimo, por empleado. Saben que cada día se la van a cambiar y que una vez a la semana se va a lavar esa camiseta.

    M.M.: Si a los tres lavados le queda como un top o se le empieza a ir el estampado o algo parecido, ese cliente no vuelve, y aparte después la mala publicidad: “A esa empresa le compré y no nos gustó la calidad”, y entonces, no.

    BSF: Es importante que no se destiñan los estampados, ¿no?

    V.A.: Hay que cuidar el estampado, porque no es eterno. Si en alguna ocasión he tenido algún problema con un cliente, hemos respondido al 100% y si tengo que cambiar las prendas, lo hago, porque a veces viene defectuoso el material. Por ejemplo, el vinilo alguna vez ha venido defectuoso.

    BSF: ¿Sobre qué materiales trabajáis?

    M.M.: Básicamente algodón. Pero también estampamos en todo tipo de tela, polipiel, papel, también hay estampados en madera, en rígidos, en botellas, tazas, bolsas. Hacemos también algo de personalización de cristales con ácidos.

    BSF: ¡Qué interesante!, tenéis que conocer un montón de materiales…

    V.A.: Sí, es muy variado el trabajo, no nos aburrimos. Por eso me encanta mi trabajo, ahora estoy haciendo, por ejemplo, un bordado para un bar boliviano, y cuando termine, me pondré a hacer esas sudaderas rojas, que son para un equipo de fútbol, luego hay unas bolsas que son para la carnicería “Al gusto”, y cada una hora estás cambiando.

    BSF: ¿Vais a ver a los clientes o los clientes os vienen a ver?

    M.M.: Somos un negocio familiar y como tal somos bastante accesibles. Intentamos que los nuevos clientes vengan, porque como ya tenemos mucho trabajo, me es complicado salir a entregarles la ropa. Pero a los antiguos clientes, 15 o 20 de cuando empezamos, les sigo manteniendo el que yo le pueda llevar la ropa, pero bueno, a ellos también les gusta venir, porque se sientan, charlamos, les invitamos a un café, paramos de trabajar y los atendemos.

    V.A.: Nos gusta la atención personalizada, ver qué es lo que quiere el cliente, le recomendamos, porque puede que él tenga una idea. Y claro, sobre el papel es una cosa, pero en la realidad, igual no sea factible, entonces lo recomendamos, le mostramos las opciones que tenemos.

    BSF: ¿Quién hace los diseños de las estampaciones?

    M.M.: Ella es la que hace los diseños, y yo soy el comercial. Yo ayudo, pero ella me dice lo que hay que hacer.

    V.A.: Es la única forma de trabajar organizados y en armonía. Porque siendo un matrimonio es complicado, por eso tenemos cada uno su función, y cuando yo necesito que él me ayude, pues se queda, pero su trabajo es con los clientes, buscando pedidos o lo que sea.

    BSF: ¿Mantenéis vuestras costumbres argentinas?

    V.A.: Soy de la opinión de que somos nosotros los que nos tenemos que adaptar. Seguimos manteniendo algunas costumbres, pero nos vamos integrando aquí.

    M.M.: El asado cada dos semanas no puede faltar, ni el fútbol. Estamos colaborando con un equipo de fútbol local, el Club Atlético Aldosivi de Mallorca.

    BSF: ¿Algún consejo para la gente que viene a emprender a Mallorca desde vuestra experiencia?

    M.M.: Que si tienen un sueño tiren para adelante, que no se queden con el “si lo hubiese hecho, que hubiese pasado”.

    V.A.: Cuesta mucho porque no es gratis, nadie te regala nada por ejemplo, en nuestro país la gente piensa: “pero es que tantos euros son tantos pesos argentinos”. No. Hay que cambiar el chip y avenirse a la realidad de acá, y si quieren emprender trabajar mucho se consigue. Siempre hemos trabajado un montón para otros, hemos sido camareros los dos y él muchos años de comercial con tanto trabajo era imposible que no saliera bien.

    M.M.: Nosotros hemos estado trabajando todos los festivos por ejemplo, pero como es lo tuyo lo haces con ganas, con amor, con cariño y no se echa a ver.

    NOTICIAS RELACIONADAS

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    7,465FansMe gusta
    1,254SeguidoresSeguir
    373SeguidoresSeguir
    526SuscriptoresSuscribirte

    Últimas Noticias