3.6 C
Palma de Mallorca
martes, enero 31, 2023
Más

    Un fondo de despensa imprescindible y duradero

    Por OCU

    Con una despensa bien surtida y variada, puedes improvisar cenas, comidas o desayunos en cualquier situación: si no puedes salir a comprar, si se presentan invitados de repente, si llegas de viaje…

    No hay que pensar en desabastecimientos, pero sí en imprevistos o en situaciones inesperadas: nuestro consejo es tener en casa este tipo de productos, ir tirando de ellos cuando necesites y reponiendo lo que gastes: podrás hacer frente a cualquier contingencia.

    Productos no perecederos que no deben faltar en tu cocina

    Llena tus armarios con estos 15 productos, en las variedades que escojas, y estarás siempre lista para preparar lo que haga falta sin bajar a la tienda.

    1. Arroz

    El arroz en grano es un producto de larga duración. Si lo conservamos bien alejado de la humedad nos puede durar mucho tiempo, se puede consumir incluso aunque haya pasado la fecha de consumo preferente (puede tardar un poco más en cocerse o necesitar más agua.

    El problema que puede aparecer en el arroz, sobre todo con temperaturas templadas y humedad, es que aparezcan gorgojos, que son unos insectos que pueden crecer y reproducirse dentro de los paquetes de arroz. No son peligrosos, pero no s agradable encontrar este tipo de “proteína”. Aun así, aunque hubiera gorgojos, se podría consumir el arroz tras retirarlos. Ojo: si estos insectos aparecen en el arroz pueden también contaminar otros alimentos a base de cereales que estén cerca.

    2. Pasta

    La pasta, ya sea para sopa (fideos, estrellas, lluvia…) o macarrones, tallarines… para cocer es una solución sencilla y socorrida.

    Es también un producto de larga duración que podemos consumir pasada su fecha de consumo preferente sin problema. Como precaución, guárdala bien cerrada, mejor en un sitio sin olores fuertes.

    3. Puré de patata

    El puré en copos no solo es un plato en si mismo, sino que se convierte en una guarnición rápida para cualquier otro alimento y es un complemento que nos permite espesar de forma rápida un pure de verduras o aprovechar restos de verdura cocida e improvisar un pure.

    Los copos de puré de patata son un producto estable. Si no se guarda bien cerrado podría coger algún olor o sabor raro, pero no es peligroso.

    4. Legumbres secas o en conserva

    Las legumbres deben ser uno de los pilares de nuestra alimentación (se recomienda tomarlas dos o tres veces en semana), son muy versátiles, admiten muchas preparaciones y una vez cocinadas se pueden congelar muy bien.

    • Las legumbres secas se conservan mucho tiempo, el único inconveniente es que requieran más tiempo para cocer.
    • Las legumbres en conserva también se podrían consumir una vez pasada su fecha de consumo preferente sobre todo se han estado bien preservadas de la luz y el calor.  
    bodegón

    5. Harina y pan rallado

    Son un comodín necesario para muchas preparaciones. Se conservan largo tiempo, y aunque se pueden consumir después de su fecha de consumo preferente, pueden enraciarse, sobre todo si son integrales.  

    6. Conservas de pescado

    Tener siempre algunas latas (de atún, sardinas o sardinillas, mejillones, calamares…) es una buena idea. Las conservas de pescado duran 5 años y podríamos consumirlas pasada su fecha sin ningún problema aunque nos podemos encontrar con alteraciones del color sobre todo pero en ningún caso serían peligrosas.

    Hay que diferenciar las conservas de las semiconservas, como las anchoas o boquerones que se guardan en la nevera y en ese caso sí que hay que respetar bien la fecha indicada porque es un producto menos estable.

    7. Conservas de verduras

    Botes o latas de judías verdes, espinacas, cardo, guisantes, champiñones o alcachofas pueden solucionar rápidamente cualquier comida (un salteado, en tortilla…). El tomate en conserva puede usarse para hacer ensaladas  a falta de tomates frescos, con atún, con pimientos asados., por no hablar de los socorridos espárragos en conserva.

    Las conservas de verdura igual que las de pescado suelen durar unos 5 años y podrían consumirse pasada esa fecha, pero aunque no sería peligroso, si ves algunos defectos (decoloraciones, separación en fases… ), será mejor descartarlo.

    8. Caldos, leche o bebidas vegetales, leche evaporada o nata

    • Un brik de caldo, sobre todo si no solemos tener caldo en el congelador. puede sacarnos de un apuro, para hacer sopa, para un arroz o para enriquecer cualquier guiso. 
    • La leche UHT dura varios meses.

    Todos estos productos que han sido tratados calor, son UHT, son muy estables y se podrían consumir después de su fecha de consumo preferente,: si se separan fases, basta con agitarlo bien antes de consumir, pero no se deben tomar si notamos que al abrir el brik la leche está cortada o hay burbujas o sale gas.

    Además de la típica leche UHT, puede ser buena idea tener leche en polvo en casa.

    9. Aceite de oliva, de oliva virgen o AOVE , aceite de semillas

    El aceite dura tiempo siempre que esté protegido de la luz y del calor.

    Si se toma después de su fecha de consumo preferente puede enranciarse y perder algo de sus aromas, pero no son son peligrosos para la salud y por tanto no es hay por qué descartarlos.

    10. Salsas (de tomate frito, mayonesa, para pasta)

    Conviene guardar algún bote en casa: si son esterilizados, es decir, de los que se guardan a temperatura ambiente, son bastante estables. Si han pasado la fecha de consumo preferente, pueden separarse las fases o presentar sabores o colores raros, conviene probarlos y descartarlos si no saben bien. Son productos que una vez abiertos siempre deben de mantenerse en la nevera.

    11. Encurtidos y aceitunas

    Estos productos en conserva son muy estables: la sal y el vinagre los conservan. También duran una vez abiertos, pero sacándolos de lata, que se puede oxidar; si están en cristal no hay problema de tenerlos en la nevera durante un cierto tiempo una vez abiertos.

    12. Frutos secos y fruta deshidratada

    Son mucho más que un aperitivo: es una fuente de energía concentrada que además enriquece muchas recetas, tanto saladas como dulces, y se conserva muy bien durante muchos meses incluso años.

    • Los frutos secos pueden llegar a enranciarse, alterando su sabor.
    • La fruta seca puede resecarse en exceso si no está bien cerrada y también tener sabores raros pasaban mucho tiempo.

    13. Azúcar o edulcorantes, sal, vinagre

    Son básicos muy estables. De hecho, el vinagre y el azúcar no tienen fecha de consumo preferente, porque legalmente están exentos, y difícilmente se pueden estropear.

    • En el vinagre puede aparecer un poso, más o menos denso, formado por las propias levaduras encargadas de hacer el vinagre: no es peligroso y se puede consumir igualmente.
    • El azúcar y sal no tiene ningún problema pueden durar muchos años si están bien alejados de la humedad que los apelmaza.
    • Los edulcorantes en general también son muy estables si se almacenan adecuadamente, incluso pasada la fecha indicada.

    14. Especias

    Aunque las especias tienen fechas de caducidad bastante largas, como se usa poca cantidad es fácil encontrarnos en nuestras cocinas con botes caducados. Pueden perder aroma, potencia… pero normalmente consumir una especia caducada no supone ningún problema de seguridad, si se usan adecuadamente: estén o no en fecha, no hay que añadirlas al final de las cocciones, porque pueden tener esporas o bacterias patógenas, por seguridad es mejor añadirlas y que cocinen y cuezan con el guiso o si no, en el último momento, cuando lo vamos a consumir de forma que esas bacterias no puedan reproducirse en el alimento.

    15. Patatas y cebollas

    Estos alimentos básicos son frescos, pero duran bastante tiempo. Hay que guardarlos separados en bolsas o recipientes específicos, en zonas bien ventilada, sin humedad, a oscuras, y alejados de fuentes de calor, para evitar que germinen. Si se conservan bien, te aguantarán varias semanas.

    Frescos y congelados

    En cualquier caso, aunque se trate de productos duraderos, conviene revisar periódicamente los armarios, priorizar los alimentos que lleven más tiempo, ir rotando y sustituyendo lo que consumas.

    Obviamente, por si solos estos alimentos no bastan, es preciso contar con productos frescos, verduras, fruta, huevos, carnes… que por definición son perecederos. Aun así, los huevos duran hasta 28 días, y hay frutas, como naranjas y manzanas, que pueden conservarse unas semanas.

    Si además cuentas con un congelador bien surtido, no solo con los guisos que hagas y vayas almacenando, sino también con algo de pescado y marisco congelado, verduras congeladas, incluso algo de pollo… pues no te faltará de nada y podrás ir tirando sin necesidad de ir a comprar cada poco tiempo.

    NOTICIAS RELACIONADAS

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    7,465FansMe gusta
    1,254SeguidoresSeguir
    365SeguidoresSeguir
    526SuscriptoresSuscribirte

    Últimas Noticias